Como ahorrar batería en tu smartphone… sin renunciar a Internet

Tener un smartphone es poco menos que una maravilla, de eso no cabe ninguna duda. Sin embargo, el lujo de poder contar con uno de estos aparatos (con su 3G, su GPS, sus aplicaciones más o menos necesarias, su reproductor de música…) contrasta con el suplicio de poseer una batería que apenas durará 24 horas si tenemos el móvil a pleno rendimiento.

¿Cómo podemos conseguir que nuestra batería dure el doble sin tener que renunciar a las maravillas que posee nuestro terminal? Aquí van algunos consejos:

1. “Tunear” el móvil. Una opción para usuarios avanzados: todos los móviles pueden ser hackeados mediante modificaciones en sus sistemas operativos. Algunos lo ponen más fácil (Android, al ser libre) y otros más difícil (iPhone, Windows Mobile, Symbian…). Sin embargo, bastará dar una vuelta por Google para encontrar paquetitos de software con los que modificar el sistema operativo de nuestro móvil y configurarlo de modo que eliminemos lo que nos resulte más incómodo.

2. “Asesino” de aplicaciones. ¿Cuántas aplicaciones se ejecutan a la vez en nuestro móvil? Seguramente muchas más de las que nos imaginamos. Pero no hay que preocuparse, ya que en nuestro Market o AppStore, además de juegos divertidísimos, hay aplicaciones que nos ayudan a cerrar los programas que no se estén ejecutando. Para Android tenemos Advanced Task Killer o Tas Panel, entre otros muchos; para el iPhone puede servir el GTD Task Manager o un método más rudimentario (pero igual de eficaz): mantener pulsado el botón Inicio durante unos segundos hasta que la pantalla se ponga en negro y se cierren todos los programas.

3. ¿Para qué quieres tanto brillo en la pantalla? Si estamos usando el móvil necesitaremos una buena iluminación, pero cuando simplemente lo tengamos guardado o haciendo tareas que no requieran de demasiada atención, simplemente podemos bajar el brillo de la pantalla. Puede parecer una tontería, pero algunas pantallas consumen muchos más recursos que el propio 3G.

4. Tiempo de espera. Siguiendo con las pantallas, la mayoría de ellas pueden estar encendidas (aunque no las toquemis) cerca de un minuto hasta que se apaguen, un tiempo totalmente excesivo si nuestra misión es ahorrar batería. El propio menú de tu móvil te dará la posibilidad de reducir ese tiempo de espera.

5. ¿Estás delante de un ordenador? Apaga el 3G. ¿Cuántas veces habremos estado delante de un ordenador con conexión a Internet y hemos caído en el simpático detalle de que nos llegan los correos a la vez al móvil y al ordenador? El 3G puede ser necesario, y no es nuestra intención prescindir de él (¿para qué, si no, nos hemos comprado un smartphone?), pero cuando estemos delante de otro dispositivo conectado a Internet, conviene desactivarlo. Nuestra batería nos lo agradecerá.

6. WiFi, GPS, Bluetooth… Hay muchos dispositivos que la mayor parte del tiempo nos resultan innecesarios (sobre todo si tenemos contratada una tarifa plana de datos de Internet). Por ello, podemos (y casi debemos) reducir el uso del Wifi, el GPS o el Bluetooth a la mínima expresión. Basta con tenerlos desactivados por defecto y activarlos cuando los necesitemos.

7. ¿Cien mil formas de recibir una llamada? Te puede parecer una minucia, pero el vibrador consume mucha batería. Si tienes el móvil a la vista desactiva esa función. Y si lo tienes en el bolsillo, puedes desactivar el sonido. Por otro lado, el uso de auriculares para escuchar música también ayudará a que el volumen no tenga que estar tan alto y se consuman menos recursos (la gente que esté alrededor también lo agradecerá).


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios