BAQUIA

¿Cómo deben de resolver las agencias de prensa su crisis de identidad?

La aparición de Internet como medio de consumo masivo ha acelerado la crisis de identidad de esas proveedoras de materia prima informativa a granel que son las agencias de prensa. El poder de agencias como Efe, Reuters, Agence France Presse o Associated Press (AP) en la difusión de información y la formación de la opinión pública es enorme. ¿Saben ustedes cuantas palabras procesa y distribuye a diario a más de 5.000 televisiones y radios y 2000 periódicos del mundo entero AP? 20 millones.

Pero el enorme poder de estas agencias no debe de esconder la crisis de rentabilidad y de identidad que afrontan muchas de ellas. La tipología de estas entidades, en cuanto al regimen de propiedad y organización, es muy variada. La organización de muchas de ellas refleja un pasado estatista y/o cooperativo. Este es el caso de AP que fue fundada en 1848 por seis periódicos neoyorquinos. Hoy en día unos 1.550 periódicos estadounidenses forman parte de esta cooperativa. Agence France Presse y Efe, son empresas que pertenecen a los Estados español y francés, respectivamente. En cierto modo son vestigios de un pasado en el que el control de la información y a menudo la censura pasaban inevitablemente por el aparato estatal. La dependencia de los gobiernos también se refleja en que el Estado francés es, con mucho, el principal cliente de France Presse, ya que compra el 38% de sus ventas, que totalizaron el año pasado 221 millones de dólares.

Por otro lado, están las generadoras y distribuidoras de información que se han decantado por el modelo de la propiedad privada. Este es el caso de Reuters (más de 20.000 millones de de dólares de capitalización bursátil) y Europa Press (no cotiza en bolsa). Por lo general, estas empresas han sabido a afrontar con mucha mayor eficacia la llegada de Internet como canal de distribución de información de (banda estrecha y ancha).

La flexibilidad, una característica importante

La competencia que tienen que afrontar estas agencias es enorme. La aparición de Internet, al bajar las barreras de entrada al sector pero sobre todo por su efecto de aumentar la demanda de información para un sinfín de websites, ha recrudecido muchísimo la competencia en el sector de los proveedores de información a granel. Este es el caso tanto en información general, véase el ejemplo de Screamingmedia, como en nichos informativos muy específicos. Muchos de los nuevos proyectos han sido financiados por fondos de capital riesgo.

Este es el caso de Capitolwire.com, una empresa estadounidense que distribuye información sobre la actividad legislativa de cada uno de los Estados que conforman EE UU. Otro ejemplo es CBS. Marketwatch (ahora propiedad del grupo británico Pearson), cuya principal función consiste en proveer contenido a través de su website. Sin embargo, esta compañía también tiene una línea de sindicación de contenido en la que compite con las agencias. Esta división generó la nada despreciable suma de 5,9 millones de dólares de ventas en el primer trimestre del presente año.

Las agencias de prensa de propiedad privada, sobre todo en el caso de Reuters, han sabido aprovechar la tremenda explosión de la demanda de información financiera. A la hora de rentabilizar sus actividades las empresas de información privadas no tienen los conflictos de intereses de los que sí sufren las públicas (y/o cooperativas). Así por ejemplo, los periódicos que forman parte de la cooperativa de AP se oponen a que AP desarrolle una estrategia para rentabilizar su portal, ya que de esta manera competiría con los websites de sus propios periódicos. Por su parte, AP compite con las actividades de sindicación de los propios periódicos, que son miembros de su cooperativa.

¿Pero es que acaso sólo se debe prestar atención a paramétros económicos a la hora de medir el éxito/fracaso de estas organizaciones? Se puede decir que estas agencias son auténticas representantes de las culturas (informativas) de sus respectivos países. Como tales, tienen un papel que cumplir a la hora de divulgar información sobre sus respectivas culturas. Así, asegurar la presencia y la calidad de los contenidos en español debería de ser una función importante para la Agencia Efe.

Las estructuras de propiedad privadas pueden ser muy válidas para asegurar la supervivencia y rentabilidad de las agencias de prensa en la era de Internet. No obstante, sería conveniente estudiar mecanismos de financiación alternativos (públicos o a partir de aportaciones voluntarias con desgravación fiscal) mediante los cuales las agencias de prensa puedan desempeñar otras funciones muy deseables que no son retribuidas por el mercado.

Temas relacionados:
  • Se busca contenido en español

  • Compartir en :


    Noticias relacionadas

    Recomendamos




    Comentarios