Cómo empezar una start-up de Internet

Uno de los procesos más interesantes en la economía es el nacimiento de una empresa. Creo que hay pocas cosas comparables por la ilusión que despierta, la energía que necesita y la forma en que refleja la personalidad, valores y capacidades del emprendedor.

Sin embargo, mucha gente a la hora de empezar, llenos de ilusión por hacer realidad un sueño, no saben qué pasos hay que dar y en qué orden.

Mi recomendación es seguir por orden estos pasos:

  1. Encontrar la idea, sin necesidad de que esté perfectamente definida, ya habrá tiempo de afinar cada detalle.
  2. Buscar el equipo, gente que se dedique a tiempo completo a la iniciativa, con habilidades complementarias. Tres programadores pueden ser muy amigos pero es mejor si son 1 programador + 1 financiero + 1 comercial.
  3. Encontrar la financiación. Si tienes una buena idea y un buen equipo será fácil encontrar financiación. Pero sin idea o sin equipo… imposible.
  4. Una vez que ya tienes la financiación, lanzar la programación y operaciones. La web que quieres crear ve la luz al final del camino, a partir de ese momento tienes que preocuparte por facturar y tener clientes.

Errores habituales

  • Empezar escribiendo un plan de negocio. El plan de negocio es importante a la hora de buscar financiación, para explicar a inversores lo que quieres hacer. Pero más importante, antes que el plan de negocio, es encontrar el equipo con que vas a montar la empresa. Sin un buen equipo no hay plan de negocio que consiga financiación. Sin un buen equipo no hay nada. Escribí en agosto de 2006 un post sobre cómo hacer un plan de negocio.
  • Lanzarse a crear la web antes de conseguir financiación. Mucha gente piensa aquello de \”voy a hacer una página beta para que los financieros entiendan lo que quiero hacer\”. Es un error garrafal. Sin recursos apropiados, la página que puedes crear es amateur. El inversor se asusta de ver una página amateur y no invierte. Es mucho más fácil conseguir financiación sin la página. En mi caso, en las tres start-ups que he participado (idealista.com, floresfrescas.com y 11870.com) consiguieron financiación sin mostrar nada de cómo sería la web. Lo último que quieres es lanzarte a montar una web y descubrir, a mitad de camino, que necesitas 150.000 euros para hacer lo que querías.
  • Pensar que estás montando una web Error. Estás montando una Empresa. No basta con definir la web, necesitas una estrategia de financiación hasta conseguir llegar a break-even, un modelo de ingresos y una definición de los procesos de operaciones. Montar un blog no tiene nada que ver con montar un negocio.
  • Empezar tú solo. Hay muchas empresas que las lanza un emprendedor en solitario. Yo les admiro. Deben de ser superhombres. Pero suelen ser empresas que no han necesitado financiación externa. Los inversores lo primero que miran es a quién has conseguido atraer al proyecto. Si no has conseguido convencer ni a una sola persona que deje su trabajo y trabaje contigo ¿por qué iban ellos a invertir en tu proyecto?
  • Tener un equipo de clones. Es sorprendente como muchas start-ups empiezan con un grupo de programadores o un grupo de financieros. Es un gran error. Es necesario que en el equipo fundador haya habilidades complementarias. Es como un circo, no bastan los payasos, también hacen falta domadores y magos, hermosas equilibristas y forzudos con bigote.

Está claro que esta \”receta\” no es única. Seguro que hay casos de éxito que han seguido otros calendarios. Pero sí creo que te ahorras esfuerzos y disgustos si das los primeros pasos correctamente.

Artículo publicado originalmente en el blog del CEO de Idealista.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios