¿Cómo han afectado las nuevas tecnologías al sector asegurador?

nuevas-tecnologias.jpg

 

Internet, las redes sociales y la tecnología mobile han modificado el modus operandi de las aseguradoras y su manera de interaccionar con los clientes.

Hasta no hace tantos años, para comparar precios y escoger el seguro de coche que más nos convenía era necesario visitar personalmente las oficinas de las compañías aseguradoras y utilizar el correo postal para hacer la mayoría de las gestiones. Más tarde ya podíamos utilizar el teléfono para contratar una póliza y realizar gran parte de los trámites. Pero, tal y como era de esperar, Internet y las nuevas tecnologías también han dejado huella en el sector asegurador. Desde hace tiempo, ya es posible contratar un seguro online.

Las aseguradoras son conscientes de que las inversiones en nuevas tecnologías son convenientes y necesarias. Constituyen un beneficio clave, no sólo para la gestión del negocio, sino también para el acercamiento a los agentes, proveedores y, sobretodo, los clientes. Hoy en día raro es conocer a una persona que no tenga un ordenador en casa y un smartphone en el bolsillo. Por lo tanto, no saber aprovechar las ventajas de tener presencia en Internet y las redes sociales, donde la mayoría de los clientes pasa gran cantidad de minutos o incluso horas al día, sería todo un error para una aseguradora que quiera hacerse con una importante cuota de mercado.

Página web, asesoría online, apps móviles o incluso peritación a distancia con fotografías digitales. Los usos que las aseguras pueden dar a la evolución de Internet y las nuevas tecnologías son numerosos. Los que han sido más utilizados por estas compañías en los últimos años son la presencia en las redes sociales y el desarrollo de un blog con noticias de interés para los clientes, como es el caso del blog del blog de AMV, compañía especializada en seguros de moto.

Gracias a las redes sociales, las aseguradoras se mantienen a la disposición de sus clientes durante las 24 horas del día. De esta forma, surgen nuevas fórmulas de conversación con el cliente, basadas en la interacción y la agilidad. En una sociedad donde la inmediatez y la sofisticación tecnológica están a la orden del día, no podías esperar menos de las aseguradoras. Sus clientes exigen fiabilidad, seguridad y confianza, y demandan respuestas rápidas y personalizadas a través de cualquier canal.

Actualmente,  ya es posible dar parte de un accidente desde nuestro smartphone, y seguir desde el mismo los pasos que sigue nuestro vehículo en su reparación. Además, es posible acceder a toda la información sobre nuestra póliza, los vehículos que tenemos asegurados, y las garantías y coberturas contratadas. La tecnología permite que todos los trámites puedan realizarse desde el mismo lugar del suceso, acortando los plazos de resolución y facilitando las engorrosas gestiones.

Por otro lado, además de las páginas web de las propias compañías, también podemos encontrar los llamados agregadores o comparadores de seguros, en los que podemos encontrar información sobre los precios y las tarifas de un gran número de aseguradoras.

La tecnología, no sólo ha mejorado el modus operandi de las aseguradoras, sino que también ha ampliado sus posibilidades de estar en contacto con lo clientes. Estamos, sin duda, entrando en una nueva era para el sector asegurador. ¿Qué será lo próximo? Nos encantaría ver webcams en los talleres para que los asegurados puedan comprobar el estado de su vehículo, o sensores para registrar la manera de conducir del propietario, y reducciones en la cuota de los más responsables.

 

 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios