BAQUIA

Cómo vivir de una base de datos

Muchas empresas basan su modelo de negocio exclusivamente en la publicidad, ya que a mi entender es lo fácil: crecer y crecer en usuarios, páginas vistas, registros. Todo esto se sufraga con publicidad en la mayoría de los casos.

Una vez hayamos obtenido un nivel mínimo de audiencia, ponemos AdSense de Google, dejamos que nos venda nuestro site alguna red publicitaria (normalmente machacando a los usuarios con distintos formatos publicitarios intrusivos), o llegamos a acuerdos directamente con anunciantes para que nos paguen por envíos, por registros, por ventas o por lo que sea.

Pero poca gente se dedica a ofrecer productos o servicios que interesen a sus usuarios, realizados si no directamente por ellos, mediante alguna alianza o colaboración, y así ganar todos: el portal, el usuario y el colaborador.

Debemos tener en cuenta que hace seis años, llegar a un millón de usuarios a través de Internet era igual o más caro que llegar a un millón de personas a través de la televisión. Pero la publicidad ha cambiado, y desde que estalló la burbuja tecnológica, sus precios han caído notablemente, por lo que si el modelo de negocio de una empresa es la publicidad, deberá pensar en acumular millones de usuarios y añadir un par de ceros a esa cifra si aspira a obtener las páginas vistas necesarias para vivir bien con ese planteamiento.

Desde Estrategias de Inversión puedo asegurarles que es mucho más rentable vender una revista de Bolsa de forma directa, realizar cursos de formación en Bolsa, ofrecer informes sobre valores, etc., que ofrecer publicidad normal.

Hay mucha gente en el sector financiero que hace cosas parecidas. Por ejemplo Roberto Moro, analista independiente de Bolsa, vende su análisis y asesora a una SICAV a través de su web. También José Juan Garín, de Futuros Ibex 35, se dedica a vender libros, ofrecer formación o suscripciones a un sistema de mensajes SMS Premium; o el más que famoso José Luis Cava, que a través de su análisis, tiene a miles de usuarios enganchados a su web, que compran sus libros o se apuntan a algunos de los contados seminarios que realiza en Madrid.

Todos ellos y otros muchos han prescindido de la publicidad tradicional y han preferido captar directamente a los usuarios ofreciéndoles servicios súper especializados que éstos están dispuestos a contratar.

Quizás cuando la publicidad alcance los precios que tiene en otros medios, en 3 ó 4 años a este paso, los sitios web podrán dedicarse tranquilamente a promocionar el número de páginas vistas y aumentar los usuarios únicos. Pero a día de hoy, o eres uno de los Top 5, o mejor vender algo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios