BAQUIA

Condenada a pagar 220.000 dólares por descargarse 24 canciones

La industria musical estadounidense ha ganado esta semana el juicio más largo contra un usuario particular. Un juez de Duluth, Minnesota, ha condenado a Jammie Thomas, una mujer de 30 años empleada en una reserva india, a pagar 220.000 dólares por descargarse 24 canciones a través del programa Kazaa. La “broma” le ha salido a casi 10.000 dólares por canción.

La RIAA (Record Industry Association of America) actuaba en el caso como representante de seis casas discográficas personadas como acusación: Interscope Records, Capitol Records, Sony BMG, Arista Records, Warner Bros y UMG Recordings. Durante los últimos cuatro años, la RIAA ha demandado a más de 26.000 usuarios por descargarse canciones en redes P2P; de éstos, alrededor de 10.000 casos han sido sentenciados, generalmente con condenas alrededor de 5.000 dólares.

Este ha sido el primer caso resuelto en los tribunales civiles, y la RIAA espera que siente un precedente a la hora de pensar que no se puede probar la culpabilidad de un acusado. Thomas aseguró que no había utilizado el programa de intercambio de archivos Kazaa, pero en el juicio quedó demostrado que un usuario apodado “tereastarr”, el mismo nombre que la acusada utilizó en otros servicios online, había ofrecido hasta 1.700 canciones alojadas en su PC; además, su ISP declaró haberle suministrado la dirección IP que se conectó a Kazaa el día 21 de febrero de 2005.

Las leyes estadounidenses que protegen la propiedad intelectual establecen sanciones de entre 750 y 30.000 dólares como compensación por cada violación del copyright, aunque la suma puede llegar hasta 150.000 dólares si se considera que el daño ha sido intencionado. En el caso el jurado consideró que el daño había sido intencionado, aunque optó por una sanción intermedia, de 9.250 dólares por cada una de las 24 canciones.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios