Condenados por vender copias ilegales de Windows

Microsoft es una de las empresas que más sufren el problema de las copias ilegales de su software. Por eso, la compañía puso en marcha hace un tiempo una iniciativa llamada Plan de Protección del Cliente de Windows, para combatir la difusión de copias ilegales de su sistema operativo.

El procedimiento seguido por Microsoft es el del “mistery shopper”, donde inspectores camuflados acuden a tiendas de informática en busca de pruebas de copias ilegales de los productos de Microsoft. Un comprador anónimo visita una tienda informática solicitando información y presupuesto para adquirir un ordenador con su sistema operativo y las aplicaciones más comunes.

Tras recibir la oferta, el comprador anónimo se identifica como “inspector de Microsoft”. Si el software va acompañado de licencia, Microsoft incluye a esa tienda como aliado comercial. Por el contrario, si la copia no tiene licencia, se informa al personal que dicha actividad puede suponer un delito contra la propiedad intelectual y que puede castigarse con condenas económicas y hasta prisión. Meses después se repite la visita, y si la situación no ha cambiado, llega la correspondiente denuncia.

Parece que esta estrategia empieza a dar sus primeros resultados. Dos compañías valencianas han sido condenadas a penas de prisión de hasta 4 meses y a indemnizar a Microsoft por no haber respetado sus derechos de propiedad intelectual. Otro procedimiento contra otra empresa valenciana continúa abierto.

Durante 2007 “el comprador misterioso” de Microsoft realizó un total de 21 visitas a establecimientos distribuidores de software en la Comunidad Valenciana. Más de la mitad, 12 tiendas, comercializaban software pìrateado. La Comunidad Valenciana es una de las zonas con un índice más elevado de establecimientos que distribuyen software ilegal, con un 57,1% de software ilegal en su canal de distribución.

Según Microsoft, en la decisión de poner en marcha este programa han influido las peticiones del canal legal, que lleva tiempo reclamando a la industria que tome medidas efectivas para acabar con una competencia desleal que provoca importantes pérdidas económicas.

Cada año se instalan en España más de 300.000 copias ilegales de Windows, un tercio de las cuales han sido compradas como originales por usuarios y pequeñas empresas. Microsoft recomienda a todos los usuarios que cuando compren un ordenador se aseguren de que el software instalado es original. La compañía ofrece una serie de recomendaciones para comprobarlo en http://www.microsoft.com/piracy.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios