BAQUIA

Confusión y preocupación ante las “enmiendas torpedo”

Se conocen como “enmiendas torpedo” un paquete de medidas para regular las telecomunicaciones en la Unión Europea. Actualmente están en estudio por el Parlamento Europeo, aunque existe preocupación por parte de diferentes asociaciones que agrupan intereses de los consumidores porque, de aprobarse, podrían suponer un recorte de las libertades civiles.

A continuación, reproducimos por su interés la opinión de Susan Hall, abogada especializada en propiedad intelectual, de la firma británica Cobbetts:

El \”paquete Telecom\” es un conjunto de leyes potencialmente peligrosas que llevará a muchos usuarios a perder el acceso a Internet. El \”paquete Telecom\” se está improvisando en el Parlamento Europeo bajo la atenta mirada del presidente francés Nicolas Sarkozy.

Nuestros representantes han votado a favor de una serie de enmiendas controvertidas, las cuales, a pesar de las reivindicaciones en sentido contrario de sus partidarios, parecen destinadas a excluir del acceso a la banda ancha a cualquiera que se empeñe en la descarga ilegal de música o películas o sea sospechoso de hacerlo.

Sarkozy insistió en un esquema de \”tres avisos y estás fuera\” para Francia en junio y ahora, como Presidente Europeo, está sugiriendo que la ley europea haga lo propio. Las recientes 800 cartas de aviso por parte de Virgin Media a los que presuntamente comparten archivos demuestran que algunos proveedores de servicio de Internet (ISPs) parecen tener ganas de dar ya el salto, antes incluso de que se aplique cualquier presión legal.
Aunque las alegaciones sobre el propósito que hay tras los últimos cambios al paquete han sido negadas por sus proponentes de forma vehemente, es difícil ver cualquier otra razón para los mismos. Si las enmiendas se hicieron por los motivos que alegan sus proponentes, no tienen ningún sentido en su mayoría. Pero si las razones son las que sugieren sus oponentes, el paquete de enmiendas tiene el potencial de ser muy peligroso.

Uso lícito

Las enmiendas hablan de eliminar barreras al uso lícito de Internet por parte de sus usuarios. Pero, ¿qué es \”uso lícito\”? Las enmiendas al paquete presionarían a mi ISP para que éste haga un juicio preventivo sobre si mis acciones son correctas o ilícitas, y es más que probable que esté poco dispuesto a ponerse de mi lado.

En segundo lugar, los defensores de las enmiendas han reivindicado que los requisitos exigidos a los ISPs _cooperar con los proveedores de contenidos y reguladores al respecto de informar a los usuarios \”como son requeridos\” sobre usos ilegales de Internet-, tienen simplemente la función de \”servicio público\” y nada tienen que ver con poner en el punto de mira a los sospechosos de realizar descargas. Esto parece poco honrado: parte de la naturaleza de Internet -como sistema distribuido que seguiría funcionando hasta en caso de guerra nuclear- significa que está adaptada de manera única para comunicaciones que diversas autoridades consideran ilegales, inmorales o subversivas. Si un ISP fuera requerido a hacer pronunciamientos como servicio público sobre el estatus legal de cada uso dudoso de Internet, pronto ralentizaría tanto el tráfico que acabaría deteniéndolo por completo. De forma interesante, el único uso ilegal que se menciona en las enmiendas es la violación de la propiedad intelectual.

Los defensores de las enmiendas exponen que en ningún sitio del paquete se menciona el cumplimiento de la propiedad intelectual. Esto va al mismo centro de las objeciones a las enmiendas. Ya hay amplias sanciones civiles y criminales a disposición de los propietarios de los derechos que puedan demostrar descargas ilegales, pero aquellas no contemplan la prohibición del acceso a Internet a la parte declarada culpable, un remedio bastante parecido a prohibirle a alguien conducir como consecuencia de unas infracciones de tráfico serias.

Una web de problemas

Esto, sin embargo, sólo es el principio de los asuntos que el paquete de telecomunicaciones enmendado sacará a la luz. Muchos usuarios de banda ancha transmiten grandes archivos encriptados, de manera rutinaria y muy legítima. Para determinar si tales ficheros grandes son producto de la compartición ilegal de archivos o no, el ISP deberá llevar a cabo un análisis del tráfico de sus clientes de un nivel sin precedentes. Dada la magnitud de tal análisis, es difícil ver cómo se pueden hacer cumplir las leyes.

Además, los ordenadores a menudo son compartidos, tanto deliberada como inadvertidamente. Dada la importancia social y para los negocios de la pérdida del acceso a Internet, el castigo parece totalmente desproporcionado para el ámbito de la infracción.

Estas enmiendas desvían el foco de las acciones del individuo, y su legalidad o falta de ella, y en lugar de esto presionan a los proveedores de infraestructuras para dificultar el entorno a los potenciales infractores. Desgraciadamente, esto conduce de forma inevitable a prohibiciones globales y aproximaciones generalistas. En caso de duda, un ISP simplemente te desconectará ante la duda, ¿para qué se iban a preocupar?

La única gente que sufrirá este paquete serán los usuarios. E Internet será un lugar más pobre.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios