BAQUIA

Contentos, seguros… pero muy ingenuos

Esta es, a grandes rasgos, la radiografía de los usuarios de buscadores que hace el Pew Internet and American Life Project: el 44% dice que sólo usa un motor; un 48% utiliza dos o tres, mientras que un escaso 7% diversifica en más de tres sus fuentes de información. El 92% confía totalmente en los resultados que consigue.

Como decimos, no solamente es una cuestión de ingenuidad de los internautas. A diferencia de los medios de comunicación tradicionales, donde resulta bastante fácil distinguir la publicidad de los datos -aunque en lo que se refiere a la televisión habría mucho que decir en ciertos casos-, casi todos los buscadores mezclan estrategias cuando se trata de ofrecer sus resultados. Por una parte despliegan los patrocinados y por otra los que no han pagado una cuota previa por aparecer. Google, por ejemplo, establece un lugar en la parte derecha, donde están los resultados de pago, y lo llama enlaces patrocinados; Yahoo pone resultados patrocinados, y MSN, sitios patrocinados.

Pero sólo treinta y ocho de cada cien internautas que usan los buscadores son capaces de reconocer la diferencia entre los resultados patrocinados y los no patrocinados. Lo más curioso es que el 45% de los encuestados abandonaría los buscadores si no se distinguiera bien la publicidad de la información. (Entonces, ¿a qué esperan? Ingenuidad se llama esta figura).

¿Estamos todavía en la infancia de Internet? Para determinados temas, probablemente sí. A medida que avance la cultura tecnológica de la población, problemas como el descrito en estas líneas llegarán a convertirse en meras anécdotas.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios