BAQUIA

Córdoba indemnizará a la SGAE por la música de las casetas municipales

La voracidad recaudatoria de la SGAE sigue traspasando cualquier límite de lógica y racionalidad. Lean la última: el Ayuntamiento de Córdoba deberá indemnizar con 3.070 euros a la SGAE por la emisión pública de distintas obras musicales en varias casetas municipales. Aunque el fallo judicial llega ahora, el asunto se remonta a hace ocho años.

Bonita forma de promover la cultura. A este paso la SGAE abogará por la implantación de registros o radioescuchas en nuestros hogares, no sea que cuando nos duchemos nos de por canturrear nuestras canciones favoritas.

Dura lex, sed lex, aseguraban los romanos. La ley es dura, pero es la ley. Sin embargo, la grandeza de las leyes debe radicar en su flexibilidad. ¿No podía la SGAE pasar por alto, aunque le asista la razón jurídica, el hecho de que se emita música en una ciudad, en un pueblo, en las ferias o fiestas, en las casas de juventud? No; su atávica avaricia es, siempre, lo primero y principal.

La sociedad civil sigue reaccionando, pero la industria y las sociedades de autores continúan haciendo oídos sordos al clamor. Aquí y en todas partes. La RIAA se afana estos días en remitir cartas a los dueños de redes P2P advirtiéndoles que eso de animar a los usuarios a compartir material protegido por copyright no está bien.

Por su parte, BMI, miembro estadounidense de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores, se ha hecho con el último grito en tecnología de reconocimiento de audio digital. En efecto, con BlueArrow pretende incrementar hasta el infinito su capacidad para controlar la difusión de música en los medios de comunicación y en cualquier tipo de soporte.

La última: la sociedad que engloba a los autores visuales pretende cobrar hasta por los enlaces. Vivir para ver.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios