BAQUIA

Corea del Norte, ahora sospechosa de ciberterrorismo

Durante los últimos días, se han producto ciberataques a unos 35 sitios web, tanto comerciales como institucionales, en Corea del Sur y Estados Unidos. Los ataques comenzaron el sábado, y se cree que están dirigidos desde una botnet (una red de ordenadores controlados a distancia) compuesta por entre 30.000 y 60.000 PCs zombi.

En los EEUU, los ataques de tipo DDoS han afectado a las páginas de la Federal Trade Comission (que llegó a estar lunes y martes fuera de servicio) y a organismos gubernamentales como el Departamento de Transportes, el Departamento de Defensa o la Federal Aviation Administration. Ni siquiera la propia web de la Casa Blanca se ha librado de los ataques, que también han afectado a instituciones como el Nasdaq, el New York Stock Exchange o el diario Washington Post.

Por su parte, en Corea del Sur se han visto afectados organismos como el sitio presidencial de la Casa Azul, el ministerio de Defensa, la Asamblea Nacional, el Banco Shinhan o uno de los mayores periódicos coreanos, Chosun Ilbo.

Según los expertos en seguridad, los ataques son potentes, pero no especialmente sofisticados, causando en general más molestias que verdaderos problemas. Están basados en peticiones DDoS (Distributed Denial Of Service Attack, o Ataque de Denegación de Servicio Distribuido), que tratan de colapsar los servidores con miles de falsas peticiones de acceso, impidiendo su uso a los usuarios reales.

Lo que no está claro todavía es la autoría del ataque. La mayoría de los PCs infectados se localizan en Corea del Sur, pero eso no significa necesariamente que ese sea el lugar donde se oculta quien planeó el asalto, ya que cualquiera puede haberse hecho con su control a distancia. Tampoco se puede descartar que sea obra de una sola persona

Ahora bien, si hay un sospechoso, ese no es otro que el actual malo de la película. La comunidad internacional lleva meses mosqueada con la actitud de Corea del Norte, cuyas pruebas de balística nuclear no dejan dormir tranquilo a más de uno. Ahora, se sospecha que el desafiante régimen de Kim Jong-il esté detrás de los cibertaques a Corea del Sur y Estados Unidos.

Según la agencia de noticias surcoreana Yonhap y el diario JoongAng Daily, portavoces del servicio nacional de espionaje manejan al régimen de Corea del Norte y sus simpatizantes como principales sospechosos.

Ya a principios de año, diferentes organizaciones surcoreanas alertaron sobre las actividades de su vecino del norte, que estaba creando una unidad preparada para la ciberguerra, cuyos objetivos serían redes militares en Corea del Sur y Estados Unidos. Sin embargo, no hay pruebas suficientes para acusar al régimen norcoreano.

Lo que está claro es que los estados cada vez están más concienciados sobre los peligros de la ciberguerra. La Administración Obama ha creado una unidad militar especializada en la defensa de sus instituciones militares y de seguridad.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios