Creación, evolución… y fundamentalismos

El fundamentalismo es casi una mala palabra en estos días; -guglee \”fundamentalistas\” en las noticias y lo comprobará- y es precisamente por la inquietante actualidad de la palabra que la utilizo en este título

Valga, he llamado su atención porque quiero quejarme, quiero denunciar un estancamiento, un bache dialéctico, que está siendo ahondado tozudamente por los \”defensores de los extremos\” en la bizantina discusión entre evolucionistas y creacionistas.

Luther Burbank, un señor que conocí hoy, gugleando, dijo que no hay ninguna utilidad en asegurar a los creacionistas fundamentalistas que la ciencia es compatible con la religión, porque ellos -dice Burbank- replican al instante, \”ciertamente no con nuestra religión\”

Podemos decir que esa afirmación es verdadera, -tratándose de fundamentalistas-, como desde luego es también válido parafrasearlo de esta manera: No hay utilidad en asegurar a los evolucionistas fundamentalistas que la religión es compatible con la ciencia. Replican inmediatamente, \”ciertamente no con nuestra ciencia!\”

Para mí, que distingo entre Dios y la Ciencia con el mismo razonamiento que me permite distinguir al barro del alfarero, es aquí en donde me parece que la discusión cae en una trampa cazabobos. Juzgue usted.

Finalmente, cavo mi trinchera, expresando mi creencia de esta manera: El Dios que llegué a conocer en la Biblia es un científico -evolucionista para más datos- su proyecto es que yo evolucione hasta llegar a su estatura, lo cual es coherente con las leyes de la genética revelada por los conocimientos científicos actuales.

La ciencia se acerca a la verdad, y mi apuesta es que en ADAN está el ADN, de todos.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios