BAQUIA

Crece la tecnodependencia

Imagine un día sin móvil, sin Internet, sin iPod… y que encima pierda su equipo de fútbol. ¿Durillo, no? Nuestra tecnodependencia es cada vez mayor, lo que provoca (entre otros efectos secundarios) que se borren las fronteras entre el ocio y el trabajo, porque al final utilizamos para divertirnos las mismas herramientas que empleamos en le trabajo. ¿Es realmente un problema vivir pendientes de multitud de gadgets y tecnologías? No debiera serlo siempre que nuestra mente fuera lo suficientemente lúcida como para marcar un límite y no llegar a determinados extremos. Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios