Creer o no creer en los blogs: esa NO es la cuestión

Una de las conclusiones expuestas en el congreso We Media Global Forum, celebrado recientemente en Londres, es que los blogs gozan de escasa confianza entre los consumidores de noticias. Concretamente, son el medio en el que menos confían (sólo lo hace el 25%), frente a un 23% que sí le otorga credibilidad, lo cual deja a un 52% de indiferentes. La investigación se llevó a cabo entre 10.000 usuarios de países tan poco homogéneos y tecnológicamente dispares como EEUU, Reino Unido, Brasil, Egipto, Alemania, India, Indonesia, Nigeria, Rusia y Corea del Sur, por lo que cabría plantearse alguna duda sobre su consistencia y fiabilidad metodológicas.
Por lo menos, los blogs empiezan a ser considerados como un medio de comunicación, aunque se trate de una denominación con que muchos se habrán encontrado sin comerlo ni beberlo, pues los blogs no dejan de ser diarios en los que se narran experiencias u opiniones personales, y pocos cuentan por ahora con la posibilidad de convertirse en fuentes de la noticia, limitándose a repetir o comentar lo que recogen los medios tradicionales. No olvidemos que una fuente es tanto más creíble cuanto más próxima está del origen de la información, y hoy por hoy muchos blogs no tienen ni la capacidad ni la ambición de asumir ese papel.
En la revista Wired encontramos un ilustrativo ejemplo de blog convertido en peculiar fuente de información de primerísima mano. Se trata de Underneath Their Robes, creado por David Lat, un abogado de Nueva Jersey que de día pleiteaba en casos de fraude y de noche aireaba las intimidades de los jueces (especialmente los más sexys) bajo el sobrenombre femenino de Article III Groupie. Al margen de los esfuerzos por ocultar su verdadera identidad y de la dificultad extra de lograr credibilidad escribiendo bajo seudónimo, Lat concluye que lo que perdura son los productos de calidad, al margen del nombre al que se asocien. Pues va a ser eso.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios