BAQUIA

‘Crisis’ mundial de las nuevas tecnologías

La nuevas tecnologías parecen estar de capa caída o, al menos, eso es lo que se desprende del nuevo informe Digiworld 2007, elaborado por la Fundación Idate junto con la empresa Enter. Según este análisis, a lo largo de 2006 el crecimiento de los mercados del mundo digital se situó por debajo del aumento del Producto Interior Bruto (PIB) mundial. Esto se debe a una suave desaceleración de la penetración de las nuevas tecnologías que, en algunos sectores, ha sido más acusada.

Durante el pasado año, se alcanzó en el sector un volumen de negocio cercano a los 2.600 millones de euros que, pese a ser una cifra poco optimista, supone un crecimiento del 5,8% con respecto a los datos de 2005. Uno de los campos menos desarrollados es el de la Televisión Digital Terrestre que, aunque cuenta actualmente con una oferta mucho más amplia, continua utilizando un modelo de emisión estático. Carlos López Blanco, presidente de Enter, ha comentado que estos datos indican que “la TDT es simplemente una tecnología de transición”.

Europa arrastra un pesado lastre en el apartado de las nuevas tecnologías aplicadas a Internet, ya que son otros países (principalmente Estados Unidos) los que más están innovando en este campo. De hecho, según revela el estudio, no hay ninguna empresa dentro de la Unión que se sitúe a la cabeza de este sector.

En España, la situación relativa a las nuevas tecnologías sigue dejando mucho que desear. La penetración de Internet en los hogares españoles está muy por debajo de la media europea, en gran medida debido a deficiencias en el servicio y a los elevados precios que aún existen en el mercado.

Además, la telefonía móvil ha sufrido un grave revés a lo largo del 2006, al aumentar sus resultados de facturación solo un 6.7%, frente al 15% del año anterior. Carlos López ha señalado el hecho de que el mercado móvil ha llegado a un estado de ‘madurez’ en el país. Se espera que en los próximos años se produzca un estancamiento, frente a los años de bonanza anteriores que ha tenido el sector.

Nuestro país tiene también carencias en relación a la aplicación de las nuevas tecnologías en las PYMEs, que aún se resisten a adoptarlas por los costes que ello implica. Aún así, las grandes corporaciones españolas sí que se han adaptado correctamente, y se sitúan al mismo nivel que cualquier otra empresa del resto del Viejo Continente.

Por último, la implantación del nuevo DNI electrónico podría convertirse en el motor necesario de modernización de las tecnologías de la información dentro de las administraciones públicas que, comparadas con las de otros países, seguían mostrando grandes deficiencias en este aspecto.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios