BAQUIA

Cuando escribir un blog supone jugarse el tipo

Escribir un blog en países como China, Corea del Norte o Turkmenistán tiene mucho peligro. Casi tanto como el de ejercer el oficio de periodista y decir una palabra en contra de sus respectivos regímenes, ya que éstos no distinguen el medio de donde proceden las críticas: todos son perseguibles por igual.

El informe anual elaborado por Reporteros Sine Fronteras sobre la libertad de prensa señala que Eritrea es el país donde más difícil es ejercer el oficio de plumilla: en el último año al menos cuatro periodistas han muerto en la cárcel por criticar al gobierno de Issaias Afeworki, y un número indeterminado ha sido detenido.

De los 20 países donde más complicado es ejercer la libertad de expresión, siete son asiáticos (Pakistán, Sri Lanka, Laos, Vietnam, China, Birmania y Corea del Norte), cinco africanos (Etiopía, Guinea Ecuatorial, Libia, Somalia y Eritrea), cuatro están en Oriente Medio (Siria, Irak, los Territorios Palestinos e Irán), tres son antiguas repúblicas soviéticas (Bielorrusia, Uzbekistán y Turkmenistán) y una es centroamericana (Cuba).

Pero la –desagradable- novedad del informe en su sexta edición es la constatación de que los blogueros se la están jugando en muchos países. En China, por ejemplo, 50 blogueros fueron detenidos durante el último año. Otras detenciones tuvieron lugar en países como Malasia, Tailandia, Vietnam o Egipto. El informe señala que al menos 64 personas se encuentran actualmente en la cárcel en todo el mundo por haber expresado opiniones en un blog.

El informe destaca casos como el del estadounidense Josh Wolf, que pasó 224 días en la cárcel en Estados Unidos, o el de Abdel Kareem Soliman, un blogger egipcio condenado a cuatro años de prisión por criticar desde su blog a la universidad islámica de al-Azhar y calificar de “dictador” al presidente Hosni Mubarak.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios