BAQUIA

Cuando ir de compras no es divertido

Hace un tiempo me regalaron una tarjeta para comprar en la tienda MSN Music por un importe total de 10 euros. No soy devoto de la web de Microsoft, pero decido aprovechar el regalo para probar la experiencia de compra en la web, y, qué narices, por aquello de a caballo regalado…
La primera decepción surge al comprobar que, como denunciábamos hace meses, todavía no se puede entrar en MSN Music a lomos de Firefox. Mejor dicho: sí se puede, pero es necesario instalar antes una “extención” (sic). La siguiente trascripción conserva las faltas ortográficas y gramaticales del original:

Por usarios FireFox es posible visualizar la tienda siguiendo simples operaciones:
1. Abrir FIrefox
2. Iniciar la instalación haciendo clic aquí )
3. Si prefieres iniciar la instalación tu mismo:
– En FireFox > menù herramientas > extenciónes
– Clic \”descarga extenciónes\”
– Eligas \”IE Tab\” en el listado, en la ventana siguiente clic \”Install Now\” y luego \”Instala ahora\”
4. Una vez instalada la extención, vuelvas a FireFox > Menù herramientas > extenciónes, eliga \”IE Tab\” y clic en \”Opciónes\”
5. En el menù \”Filtro de Sitios\”, pongas en el campo blanco abajo esta dirección http://*.od2.com y clip en \”Añadir\”
6. Cierrar Fierefox
7. Reiniciar el ordenador

El segundo requisito antes de permitirme el acceso a MSN Music es actualizar el reproductor de Windows Media a la versión 9 o 10, pues mi ordenador utiliza una versión anterior. Paso también por este aro y finalmente entro en la tienda musical.
Lógicamente, me registro, busco el disco que quiero comprar y elijo el medio de pago. Antes de descargarlo, otra sorpresa: debo instalarme una barra de reproducción que sólo opera mientras estoy en la tienda. Es la tercera actualización de programas por la que me obligan a pasar. Yo sólo quería comprar un disco, no renovar todo el software de mi equipo.
Finalmente me descargo el disco deseado, en formato .wma. Aquí llega la sorpresa más desagradable: los archivos resultan estar protegidos con DRM, y no hay forma de pasarlos a otro formato. No puedo escucharlos en mi reproductor mp3; tampoco puedo grabarlos en formato CD. Sólo puedo escucharlos dentro del ordenador, o trasladarlos en un dispositivo de memoria a otro ordenador y escucharlos allí (y aún sospecho que esta operación se podrá ejecutar un número limitado de veces). ¿Pero qué demonios he comprado? ¿Un disco o una cadena con grilletes?
En definitiva: aunque este caballo fuera regalado, no tengo más remedio que mirarle los dientes. Y concluir que están picados.
Como bien dice Caspa.tv: algunos aún no han entendido porqué funciona el emule.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios