BAQUIA

Cuando la empresa te espía

Los avances en la tecnología de rastreo para los teléfonos móviles están convirtiendo a las compañías en cíberdetectives, manteniendo así un ojo virtual sobre su personal, vehículos y mercancías.

En los últimos años, las empresas que ofrecen servicios de rastreo han visto una jugosa oportunidad de negocio en el interés de los empresarios deseosos de aprovechar las ventajas de los desarrollos tecnológicos en nombre de la eficiencia operativa.

Los beneficios son numerosos, aseguran los interesados: desde conocer si los trabajadores han estado en un pub y no en un atasco hasta la opción de localizar rápidamente al personal y reorganizarlo si es necesario.

Sin embargo, no todo el mundo está contento con verse tan controlado. El grupo de defensa de los derechos civiles Liberty dice que el crecimiento de los rastreos es una gran amenaza a la privacidad de los datos de los empleados.

Kevin Brown, director de operaciones de la firma de rastreo Followus, dice que no hay nada ilegal en el rastreo si quienes lo practican se atienen a la estricta legislación al respecto. \”Un empleado tiene que consentir tener su móvil rastreado. Una compañía no puede pedir que se rastree un teléfono sin el conocimiento del usuario. De acuerdo con la ley, enviamos alertas aleatorias a cada teléfono que seguimos, informando al usuario de que está siendo controlado\”, argumenta.

Todo lo que se necesita para rastrear un móvil es un ordenador con una conexión a Internet. Una vez que un teléfono está activado para el rastreo se convierte en una marca móvil de identificación electrónica, y se puede seguir su posición aproximada usando la página web del proveedor del servicio.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios