Cuando la Red crea “cibercondríacos”

Entre los estudiantes de Medicina de primer curso, no es raro que surjan numerosos casos de hipocondría: dado que súbitamente reciben una enorme cantidad de datos sobre diferentes enfermedades, muchos empiezan a reconocer en ellos mismos los presuntos síntomas de males que en realidad no padecen. Un caso de sugestión derivado del exceso de información.

Algo parecido puede sucederle a cualquier persona con Internet. A través de la Red se accede igualmente a una ingente cantidad de información, que puede llevar a muchos a “descubrir” enfermedades que no sabían que padecen. Es el caso de lo que en la sección de Salud de CNN.com denominan “cibercondríacos”, cuyos síntomas se pueden reconocer si:

  • después de navegar por Internet investigando obre temas de salud, tenemos más dudas o estamos más asustados que antes. Lo ideal sería que una investigación en Internet aumente nuestra confianza y el nivel de comunicación con el médico.
  • el médico nos asegura que estamos sanos, pero no nos fiamos y queremos confirmarlo en Internet.
  • las sospechas se convierten en convicciones. No es reprochable que investiguemos sobre los síntomas, pero los diagnósticos siempre hay que dejárselos al doctor.

Para evitar convertirnos en cibercondríamos, Arthur Barsky, profesor de psiquiatría de la Harvard Medical School, sugiere poner límites a las búsquedas en Internet: planear por adelantado lo que deseamos encontrar, qué cuestiones buscamos responder y cuánto tiempo vamos a dedicarle.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios