BAQUIA

Cuestionada la eficacia de Internet para la búsqueda de empleo

Internet se ha convertido en un nuevo espacio que permite el contacto o la comunicación entre aquellos que buscan un puesto de trabajo y aquellos otros que los ofrecen. De esta forma, Internet supone un medio rápido y asequible que -al menos en la teoría- permite al mercado acercarse al ideal de información perfecta.

Internet, canal plenamente consolidado para la búsqueda de empleo

Sólo es necesario prestar atención a algunos datos para verificar que Internet es un canal plenamente consolidado como herramienta para la promoción laboral.

Así, de acuerdo con las estimaciones de la consultora IDC, el mercado mundial de contratación online alcanzará un volumen de 85.500 millones de dólares en el año 2007, con un crecimiento medio del 7,7% entre 2003 y el citado año. En 2002, el volumen de este mercado fue de 58.900 millones de dólares, con un descenso del 6,3% con respecto al año anterior, a pesar de la creciente demanda de tecnologías y procesos para la contratación personalizada por parte de las empresas. IDC espera que la recuperación del ciclo económico en los próximos años sirva para reimpulsar este mercado con las cifras de crecimiento mencionadas.

Por su parte, iLogos Research sigue anualmente la utilización que las empresas que integran el índice Fortune 500 hacen de sus sitios web como canal adicional para la contratación de personal. En el presente año, el 94% de estas empresas incluye en sus sitios web un apartado dedicado a la contratación, frente al 91% de 2002, el 79% de 2000 o el 29% de 1998..

En España, las cifras de uso de los principales portales de empleo (sin olvidar que además de éstos, Internet también puede ser utilizado para optar por un puesto que se ha conocido a través de otros canales, o que muchas empresas ofrecen su propia sección de ofertas laborales) dan fe de la consolidación de Internet como canal para la búsqueda de empleo. El número de páginas vistas servidas por los siete principales portales de empleo en 2001 llegó a los 46 millones. El crecimiento fue espectacular durante el año siguiente, ya que en el primer semestre de 2002 ya se superó esa cifra en un 60%.

Más información en Principales indicadores de los mayores portales de empleo en España: 2001 y primer semestre de 2002

¿Ha dejado Internet de ser un recurso eficaz para encontrar empleo?

Contrariamente a lo que puede ser una creencia generalizada, el uso de Internet puede no significar una ayuda a la hora de encontrar un trabajo, incluso convertirse en un elemento desfavorable, según los resultados de una investigación elaborada por el Departamento de Sociología de la Universidad de Washington.

Para llevar a cabo esta investigación, se estudió a dos grupos de personas desempleadas en busca de un puesto laboral en dos momentos temporales diferentes. El primer grupo lo componían personas a la búsqueda de empleo en el mes de agosto del año 1998; el segundo grupo era el de personas en la misma situación durante diciembre de 2000. En este periodo, el uso de Internet para la búsqueda de empleo creció proporcionalmente más que el uso general de Internet.

El estudio afirma que en el primer grupo, aquellos que utilizaron Internet para e ncontrar trabajo fueron un 3% más propensos a tener éxito en los tres primeros meses de búsqueda que los que no lo utilizaron. En cambio, en el segundo grupo, los que utilizaron la Red como canal de búsqueda tuvieron en los tres primeros meses un 4% menos de éxito que los que no lo hicieron. Pese a que estas diferencias no son grandes en valor absoluto, los investigadores afirman que sí son estadísticamente significativas al ser reducido el tamaño de la muestra (650 individuos por grupo).

Las principales razones que explicarían este descenso de la eficacia de Internet como canal para la búsqueda de empleo son:

  • El crecimiento sostenido del número de personas que utiliza Internet como herramienta de búsqueda aumenta lógicamente la competencia y disminuye la probabilidad de éxito. En el año 1998, el 13% de las personas a la búsqueda de empleo utilizaba Internet, porcentaje que ya ascendía al 25% en 2000 y que actualmente es aún mayor, al haberse convertido Internet en una herramienta estándar para estas búsquedas.
  • Además, en los primeros años de utilización de la Red para la promoción laboral, esto suponía un elemento diferenciador que jugaba a favor del candidato, trasluciendo su familiaridad o conocimiento de las tecnologías emergentes, lo que le otorgaba una posición preferente en la promoción de determinados puestos. Esta ventaja ha desaparecido al haberse generalizado el uso de la Red para este fin, por lo que en este sentido Internet está dejando de ser un filtro eficaz para convertirse en un medio masificado.
  • La cantidad creciente de candidatos accesibles a través de Internet provoca que los ofertantes de empleo encuentren más obstáculos para discriminar la información recibida por este canal, principalmente la escasez de tiempo para interpretar y evaluar dicha información. Es entonces cuando deben acudir a otros canales (como las recomendaciones personales) para solventar el problema del exceso de información.
  • La facilidad del medio para que cualquier persona envíe su candidatura a un puesto de trabajo puede provocar que algunos opten a puestos que no tienen intención de aceptar, para los que no estén suficientemente cualificados, o que falseen la información. Todo ello redunda en el aumento de costes (en tiempo y recursos) y la pérdida de utilidad del medio para el lado opuesto, el de los ofertantes de empleo.

En resumen, el estudio afirma que las ventajas que aporta Internet para la persona que busca empleo por la Red (mayor cualificación derivada del uso de tecnología novedosa, reducción de los costes para el candidato y acceso a una gran cantidad de ofertas, información más valiosa por encontrarse sólo al alcance de los internautas) dependen del requisito de que sólo una minoría de personas utilice Internet para la búsqueda de empleo. Desde el momento en que Internet se convierte en una herramienta generalizada, estas ventajas se difuminan y pueden incluso convertirse en un handicap tanto para los candidatos como para las empresas.

En cualquier caso, haya o no disminuido su eficacia, Internet va a continuar siendo un canal (ya familiar y estandarizado) para la búsqueda de empleo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios