BAQUIA

Cuidado con donde llevamos el PC a reparar

Cuando llevamos el coche al taller, quien más quien menos anda con la mosca detrás de la oreja, pues estamos a merced del veredicto del mecánico: Si nos dice que hay que cambiar tres piezas del motor y que el presupuesto es el doble del que habíamos calculado, no tenemos más remedio que aceptarlo, a no ser que seamos tan osados como para intentar reparar el problema por nuestros propios medios.

Algo parecido sucede cuando se estropea el ordenador. Si se trata de un problema de software, con más pena que gloria muchos usuarios pueden hacer el intento de repararlo. Ahora bien, si la avería afecta al hardware, estaremos en las mismas: deberemos delegar en el técnico y confiar en su honradez y profesionalidad.

Pues bien, un equipo de la cadena británica Sky News ha realizado un experimento para comprobar si el engaño está o no a la orden del día cuando llevamos el PC al taller. Los resultados son demoledores: no sólo hay riesgo de que nos estafen en la reparación, sino que los datos personales almacenados en el ordenador corren serio riesgo de ser violados.

Para realizar la prueba, se “averió” un PC aflojando el chip de memoria, lo que impide que se inicie Windows. Los PCs iban equipados con un software espía para monitorizar cualquier actividad sobre ellos. Incluso tomaban fotografías de la persona que los manipulara a través de la webcam integrada en el portátil.

Los ordenadores se llevaron a seis tiendas en Londres. Sólo una dio con la avería correcta y la reparó. El resto o no consiguió encontrar el fallo, o cobró por trabajos que no eran necesarios. En un caso, el técnico llamó al supuesto cliente informándole de que el PC necesitaba una nueva placa base, lo que le costaría 120 libras.

Peor aún fue el comportamiento de los técnicos de Revival Computers en Hammersmith, al Oeste de Londres. En este caso, el software espía les descubrió cotilleando fotos personales de las vacaciones de la supuesta clienta, guardadas en una carpeta identificada como privada, que uno de ellos copió en su pen drive.

Además, también copió un documento con contraseñas de acceso a Facebook, eBay, Hotmail y una cuenta bancaria de NatWest. A continuación intentó acceder varias veces a la cuenta bancaria desde el navegador del propio PC, cosa que no consiguió porque los datos eran falsos.

Recuerde: si alguna vez se le estropea el ordenador en Londres, no se le ocurra llevarlo a Revival Computers.

(Nota al colectivo de reparadores de PCs: el aquí narrado es un caso que no tiene porqué constituir norma).


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios