BAQUIA

Cuidado con las reparaciones de consolas

Si se le ha estropeado la consola, puede tener un problema serio, más allá de pasarse una temporadaza sin poder utilizar sus videojuegos favoritos: exponerse a que le estafen en la reparación. Y es que, un estudio de la OCU, casi la mitad los talleres especializados timan al consumidor en la factura de reparación de las consolas.

De los 20 Servicios de Atención Técnica (SAT) -oficiales y no oficiales- a los que se llevaron consolas de las tres marcas más vendidas en el mercado, casi la mitad (9) cobraron por piezas que era necesario sustituir. Peor aún, en cinco talleres ni siquiera cambiaron las piezas presuntamente dañadas. Las otras cuatro sí lo hicieron, aunque no estaban en mal estado.

También deja mucho que desear la información que se facilita al consumidor. Los talleres tienen la obligación de informar sobre el precio de sus servicios, el plazo de entrega o el modo de reclamación. Según la OCU, la mitad de los SAT no cumple estos requisitos.

También en el 60% de las facturas se encontraron irregularidades, como no incluir el número de la factura, o no desglosar el concepto de los servicios facturados o las piezas sustituidas. Un obstáculo para que el cliente reclame si no está satisfecho con la reparación.

Otro aspecto que deja mucho que desear es el plazo de entrega. Tres de cada cuatro servicios no informan de cuánto tardarían en arreglar la consola, y en algunos casos el plazo de espera se alarga hasta tres meses.

La OCU recuerda cuáles son los derechos fundamentales del consumidor en este tipo de servicios.

  • Información: en el local debe estar visible el precio de mano de obra, del transporte y los desplazamientos; garantía, derecho a presupuesto, hojas de reclamaciones.
  • Presupuesto: debe facilitarse por escrito y con una validez de 30 días. El plazo para elaborar el presupuesto es de 5 días.
  • Resguardo: debe incluir la identificación del aparato, la del SAT, la del usuario y fecha de entrega prevista.
  • Piezas: los repuestos deben ser nuevos, salvo que se acuerde otra cosa con el consumidor. Las piezas sustituidas se deben entregar al consumidor.
  • Factura: debe incluir un número de orden e identificación completa del aparato, del SAT (imprescindible el NIF), del usuario, fecha y desglose de cada pieza cambiada y de cada concepto o intervención efectuada, con su coste correspondiente.
  • Garantía: mínimo de 3 meses. Si el aparato está en garantía, se extiende a 6 meses.

Queda claro que las reparaciones de PCs son las únicas en las que se abusa de la buena fe o la ignorancia del consumidor.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios