BAQUIA

Currito español: cuida por dónde navegas

La mayor parte de los trabajadores se lo temen, aunque la mayoría confía que no le ocurra a él. Se trata del control que ejerce el 17% de las empresas españolas sobre el uso (y abuso) del correo electrónico y la navegación por la Red, según se desprende de un estudio elaborado por la escuela de negocios IESE y PriceWaterhouseCoopers (PwC) entre las mil mayores compañías españolas.

Sumando cifras, puede concluirse que al menos 300.000 empleados españoles son vigilados en sus puestos de trabajo, aunque la supervisión depende de la actividad que el trabajador lleve a cabo. Así, los directivos prefieren

controlar la navegación por Internet (45%) que el correo electrónico (24%). Está actitud contrasta con el 12% de las empresas, que permite un uso totalmente libre de Internet, mientras que el 14% es igual de permisivo con el correo electrónico.

España es un caso singular en este tipo de seguimiento, ya que "en Estados Unidos o el Reino Unido las políticas de control y supervisión del uso de Internet y correo electrónico están más reguladas", apunta Joan Fontrodona, profesor del IESE y director del estudio.

El estudio también señala que, en España, cerca del 80% de las empresas realiza algún tipo de control sobre la actividad online de sus empleados. No obstante, menos del 50% dispone de códigos escritos que definan en qué consiste este seguimiento. "Hay un vacío legal; no hay ninguna regulación expresa que te diga si se puede examinar el correo electrónico de los empleados", señala Jordi Bertomeu, de PriceWaterhouseCoopers


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios