BAQUIA

De banners y los mejores planes de ratones y hombres…

Zumo de Red

<!–
Atencion: Este es un boletin en version HTML.
Si estas leyendo esto, es que algo no funciona bien.
Puedes recibir este boletin en formato texto modificando tus
datos en https://www.baquia.com/com/boletines/suscripcion.html
escribirnos a [email protected] para que te ayudemos a resolverlo.
–>

A:link {
COLOR: #006699; TEXT-DECORATION: underline
}
A:visited {
COLOR: #006699; TEXT-DECORATION: underline
}
A:hover {
COLOR: #006699; TEXT-DECORATION: underline
}
.pequeno { font-family:arial,verdana,helvetica,sans-serif; font-size:10px; color:#000000; }












¿QUÉ ES?
|
TITULARES
|
EN BAQUÍA.COM
|
SUSCRIPCIONES
|
BAQUÍA INTELIGENCIA

Jueves 18 de
octubre de 2001
Año III, nº
484



¿Qué aporta Internet y las nuevas tecnologías a las PYMES?
Descubre las subvenciones, ayudas, ventajas y soluciones que existen en el próximo encuentro que organiza Baquía.com
\”PYMES ONLINE: DEL CORREO ELECTRÓNICO A LA GESTIÓN COMERCIAL\”
Madrid, 20 y 21 de Noviembre de 2001.

¿Qué aporta Internet y las nuevas tecnologías a las PYMES?
Descubre las subvenciones, ayudas, ventajas y soluciones que existen en el próximo encuentro que organiza Baquía.com
\”PYMES ONLINE: DEL CORREO ELECTRÓNICO A LA GESTIÓN COMERCIAL\”
Madrid, 20 y 21 de Noviembre de 2001.

Contratación de publicidad








<FONT face="Arial, Helvetica, sans-serif"
size=-1><FONT
color=#ffffff>          
TITULARES




  1. De banners y los mejores planes de ratones y hombres…
  2. No te quieres enterar, pero no quieren pagar
  3. Los bellos políticos durmientes






 AVISO


Hoy ZUMO DE RED cumple dos años. Gracias por su atención.





  TITULARES



<A
name=1>1.-


De banners y los mejores planes de ratones y hombres…



La idea no era mala, pero ha salido fatal. La forma de convencer a los anunciantesde que invirtiesen en la Red, pensaron los primeros ciberpublicitarios, es resaltar una característica única de los \’banners\’: que podemos medir directamente su efectividad. Tanto pinchan, tanto vales en el mundo publicitario… puesto que sabes exactamente qué parte del dinero gastado en publicidad (siempre la mitad, según el axioma) estás tirando. Mientras hubo un incestuoso mercado publicitario online mantenido por capital riesgo la cosa más o menos funcionó. Cuando la idea de crear marcas a base de quemar dólares pasó con justicia al basurero de la historia, allá marchó también el mercado publicitario online. Inmediatamente a su cola estaban los medios de comunicación (en papel o Internet) dedicados al mundo digital, cuya única fuente de ingresos era la publicidad, y los portales. Todos ellos sufren hoy como náufragos, porque la publicidad ha sufrido un severo revolcón. Para demostrarlo están las cifras de EMarketer, que a pesar de querer dar un tono optimista no puede huir de los fríos guarismos: el pasado año el 51% de las empresas encuestadas compraba banners en el primer semestre; este año tan sólo el 39%… y nada dice de cuántas habían perecido en el ínterin.
En eMarketer

Como respuesta, primero las redes publicitarias y más tarde los medios entraron en pánico. Lo único que se les ocurrió fue hacer los anuncios más grandes, más animados y molestos, más intrusivos, más visibles. Según el banner iba quedando más y más desacreditado por su diminuto (y descendiendo) \’click through\’ los anunciantes lo abandonaban, y con el formato el mismo concepto de publicidad online. Los pocos que quedan son aquellos dispuestos a todo con tal de llamar la atención del usuario; los que venden su alma (y la del medio que los promociona) a un concepto caduco como es que un navegante \’salte\’ de una página con contenidos interesantes a otra carente de interés, que en el mejor de los casos contiene una oferta comercial. La carrera llega a tales extremos que los \’popups\’ y \’popunders\’ y \’layers\’ compiten los unos con los otros, bloquean el ordenador, \’roban\’ el cursor\’, e incluso programas parásitos como Gator \’secuestran\’ el lugar de un banner para poner otro. La gente se defiende descargando programas de bloqueo, y los desesperados medios instalan programas detectores… todo porque quienes aún anuncian no son conscientes de que lo que hacen sólo puede denominarse \’spam de web\’. Y es odioso.
En Baquía Noticias
Y más en Baquía Noticias

Cierto que casi todos los medios, de Yahoo! a Baquía, hemos acabado cayendo en ello; llevados de la demanda de nuestros clientes anunciantes hemos puesto a prueba la paciencia de nuestros clientes visitantes. Es un juego peligroso para nosotros, porque si echamos a los unos nos quedamos sin los otros. La desesperación es siempre mala consejera. Y hasta los mejores planes de ratones y hombres fracasan…

Más sobre la crisis del \’banner\’, en Baquía.com
Más sobre alternativas, en Baquía.com





2.- No te quieres enterar, pero no quieren pagar

Todo el mundo se queja de su memoria, pero nadie de su inteligencia, decía con gran tino François de la Rochefoucault. Y la inteligencia dice a cualquiera que la posea en cantidad suficiente que nadie pagará por lo que puede obtener gratis, como los contenidos en Internet. Ha costado un poco que la consultora Forrester Research lo certificara, tras años de predicar lo contrario, pero las encuestas son definitivas.
En Baquía Noticias

En Forrester dividen a los medios de la Red en tres tipos, según cómo se ganen las habichuelas: los que cobran por todo desde el principio, los que tienen usuarios registrados a los que cobran pequeñas cantidades por uso y por último, el enorme saco de los que viven de la publicidad. El informe recomienda a los medios apuntarse a uno de los dos últimos grupos, y les recuerda que el retorno de la inversión en Internet no es inmediato ni evidente. Para rematar la jugada, vaticina que sólo los que tienen una pata en los grandes medios tradicionales (televisión y prensa) tienen buenas posibilidades de sobrevivir. \’Gasp\’.

El motivo no es solamente que los pérfidos usuarios estén mal acostumbrados a obtener información de calidad gratis. El problema está en que además, gustan de obtener esa información de fuentes diversas. Eso significa diferentes sitios web (una de las mayores ventajas de la Red es la variedad) y diferentes medios, como televisión o la radio. Es poco probable que confíen en un solo sitio para satisfacer sus necesidades de información hasta el punto de pagar por ello. Esto no impide que existan y prosperen aquellos negocios que ofrecen información exclusiva a un público muy concreto, y cobran por ello. Pero tampoco desaparecerán nunca las páginas gratuitas con información de calidad que crean los usuarios o las comunidades de forma desinteresada, haciendo el cobro más difícil todavía.

Muy muy lejos, en un país llamado España, tiene su sede una compañía llamada Terra. Como ya anunció Joaquim Agut hace meses, para que les salgan las cuentas es preciso vender servicios (como el acceso por ADSL) y contenidos. Dicho y hecho. Para empezar, venden las dos cosas en un paquete: los suscriptores de ADSL de Terra tendrán acceso a los contenidos de su portal de banda ancha: información, videos, música y juegos. Más adelante, quién sabe, ¿pago por visión?

Lamentablemente, los que lo intentaron, con mejores pertrechos, fracasaron. Con gran estrépito de publicidad (véase más arriba) en Terra multimedia sazonan su oferta con una canción de Estopa en abierto y el resto del disco en exclusiva para sus clientes. Pero el sistema de protección del resto del disco falla. Bien van.

Más sobre contenidos de pago en Baquía.com

La suscripción en los medios digitales, o el camino del suicidio, en Baquía.com


3.- Los bellos políticos durmientes

El tema de los impuestos en la Red es una patata caliente que nadie se atreve a coger. Tampoco los congresistas estadounidenses, que acaban de aprobar una nueva moratoria de impuestos en Internet por un plazo de dos años. Y es que la antigua vencía a finales de… esta semana. Hasta que nada cambie, y por prescripción del Tribunal Supremo, las cibertiendas sólo están obligadas a cobrar el impuesto sobre las ventas –del que se nutren las finanzas estatales– cuando tienen presencia física en el estado del comprador. La ausencia de impuestos resulta por tanto un balón de oxígeno para las tiendas de comercio electrónico, que en determinados casos pueden cobrar un precio más barato que el de sus colegas de ladrillo. La extensión de la moratoria fue aprobada ya por un subcomité de la Cámara Baja allá por el mes de junio, pero las vacaciones y suponemos que los acontecimientos derivados del 11 de septiembre han impedido que los políticos estadounidenses se dieran algo más de prisa.

Pero esta apretada agenda no impide que haya que darles un coscorrón a los políticos estadounidenses, que llevan años (la última moratoria era de tres) sin ponerse de acuerdo sobre si hay que gravar las transacciones online y, en caso afirmativo, sobre la mejor forma de hacerlo. Y lo malo es que esto termina con las tiendas chapoteando en el caos, como señalaba un informe realizado por Gallup International a finales de verano.

La extensión ha sumido en la mayor de las tristezas, como era de imaginar, a las autoridades estatales y a las tiendas de ladrillo, que protestan con toda la razón contra el \”enchufe\” de los comercios de Internet. Entre los que más lágrimas habrán derramado no podemos olvidar a los gobernadores, cuarenta de los cuales enviaron en agosto una carta al legislativo estadounidense pidiendo algo que desde su punto de vista parecía bastante razonable: que los congresistas aprobaran una nueva moratoria a cambio de la firme promesa de ponerse manos a la obra para arreglar el entuerto. Pero también se quedan con un palmo de narices otras 7.500 entidades públicas con atribuciones recaudatorias, que miraban las manecillas del reloj con la esperanza de que llegara el vencimiento de la actual moratoria sin que los políticos despertaran en sus asientos. Los perjuicios del vacío legal, para las arcas públicas, son significativos y se sitúan, a falta de alguien que lo certifique, entre los 13.000 millones de dólares anuales (a partir de 2004) calculados por los propios gobernadores, y los 20.000 que hace poco se sacó del sombrero la universidad de Tennessee.

Aunque si alguien no tiene la culpa de este enredo son las propias cibertiendas, que bastante difícil lo tienen para vender en los tiempos que corren, y que sólo quieren un sistema de cobro que sea lo suficientemente simple como para que no tengan que contratar a una docena de personas para gestionar todo el proceso. Lo suyo es vender y cautivar a los escépticos del comercio electrónico, y no rehacer las leyes.
En Baquía Noticias





<A
name=quees> ¿Qué es Zumo de Red?


Zumo de Red es un
boletín electrónico con análisis entre líneas de las
principales tendencias y corrientes en Internet y en el sector de la Nueva Economía
creado por Baquía.com.

Todos los miÃrcoles y viernes, la mejor información de Internet recién
exprimida en su buzón de correo.







<A
name=inteligencia> Baquía Inteligencia


¿Conoces las cuentas corporativas de Baquía Inteligencia?
Contrata una cuenta corporativa de Baquía Inteligencia y se te suministrará
una contraseña con la que podrás acceder a nuestro
archivo con más de 650 informes.
Cada semana un informe nuevo en profundidad de un sector determinado.
Solicita información en
[email protected] o
pinchando aquí.







<A
name=suscribirse> Suscripciones


Para recibir los boletines
de Baquía.com basta con que nos des tu dirección de correo y selecciones
con un clic entre toda nuestra oferta.
Formulario de suscripción

¿Cómo anular tu suscripción?

Tan sencillo como consultar qué boletines recibes en tu dirección de correo
y desmarcar las casillas correspondientes a aquéllos que quieras dejar de recibir. Todo ello en
el mismo
formulario.







<FONT face="Arial, Helvetica, sans-serif"
size=-1>Comentarios




<FONT face="Arial, Helvetica, sans-serif" color=#333333
size=-1>Envíe su mensaje con críticas,
comentarios, problemas en la recepción o cualquier otro asunto a
<A
href=\”mailto:[email protected]\”>[email protected].
<FONT
color=#333333>También puede escribir mediante el correo caracol o llamar
por teléfono:
Baquía Atención al cliente
C/ Costa Rica, 22 – 3ºD

28029 (Madrid) España

TEL +34 91 343 00 64



Baquía 2004 © Todos los derechos
reservados.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios