BAQUIA

¿De qué viven los buscadores? (y II)

Los buscadores de Internet pueden aferrarse a multitud de opciones a la hora de cobrar. Pero, con el paso del tiempo, algunas se están consolidando como modelos que tan sólo queda pulir parcialmente. Así, otorgar la licencia para utilizar su motor de búsqueda en la página web de otros es la opción más rentable y que menos molesta a los usuarios. Google e Inktomi son el prototipo de empresas que echan mano de esta modalidad.

Una segunda consiste en insertar publicidad pura y dura en forma de banner. Una alternativa desechada por la mayoría de las empresas, sobre todo teniendo en cuenta que el sector atraviesa una crisis que dura ya demasiados meses. Una tercera opción es la destacar sin ningún rubor a una empresa en la página de resultados. No es lo mismo mostrar la URL que un texto en el que se detallan las características y bondades del sitio web al que se está enlazando.

Una cuarta, que está ganando adeptos en los últimos meses, se basa en cobrar a otras páginas por aparecer en la parte alta de la lista de resultados. Por último está la opción de cobrar a todo aquél que quiera aparecer en las listas especificas disponibles en cada buscador (excluyendo a Google y pocos más). A diferencia del anterior, en éste no se garantiza aparecer en las primeras posiciones. Sólo se asegura que estará incluido. Ask Jeeves, LookSmart e Inktomi, entre otros echan mano de esta estrategia de negocio. A pesar de que cobren por aparecer en las listas, no es óbice para que las empresas aseguren que sólo el 5% de los resultados son empresas que dejan su dinero como anunciantes, lo que garantiza, a su juicio, que los sitios web de mayor calidad también aparezcan, hayan pagado o no.

Resultado: desconcierto

Se tome la opción que se tome, una cosa queda clara: nunca se debe irritar a los internautas. Si se cumple esta premisa se deben desechar opciones como la de cobrar por situar más arriba en la lista de resultados relacionados con la palabra solicitada. Y es que siempre se pueden producir casos curiosos. Por ejemplo, cualquier confiado internauta se jugaría el dedo de una mano a que si en el buscador GoTo se escriben las palabras Abraham Lincoln, aparecerá la página oficial de este personaje histórico. Pues bien, si quiere seguir con cinco dedos no haga tamaña apuesta, porque el primer resultado es… ¡eBay! Y todo porque el nodo de subastas pagó 16 centavos por cada clic que se hiciera en su URL. La segunda opción disponible es Pricegrabber.com, una tienda online que desembolsó 7 centavos por cada usuario que accediera a su canal, en el que se vende la película \”Abraham Lincoln\”, dirigida en 1930 por D.W. Griffith.

Mientras bastantes buscadores se hacen los locos a la hora de reconocer que sobreviven gracias al dinero que ingresan los patrocinadores, otros no tienen ningún reparo en mostrar las cosas tal y como son. Uno de los más sinceros es Yahoo!, en cuyas listas de pago insertan una caja bajo el título Patrocinados (Sponsored). Por su parte, MSN da una pobre explicación en sus listas: \”Sitios destacados\” reza la sección en la que aparecen las direcciones de pago. Similar es la de IWon.com, que en vez de sitios pone listas, mientras que la de Netscape dice \”Socios destacados\”.

Y ahí es donde, para muchos, radica el verdadero problema de los buscadores de pago. No en que cobren dinero por aparecer más arriba en las listas, o que incluyan banners, sino que no informe apropiadamente sobre que la jerarquización de los resultados se utiliza como fuente de ingresos. Danny Sullivan, fundador de la revista online sobre buscadores SearchEngineWatch.com, considera conveniente que la industria llegara a un consenso para \”crear frases estándar para denominar los sitios de pago en sus sitios web\”.

El perfeccionamiento de este tipo de negocio es cuestión de tiempo. De lo que no cabe ninguna duda es que los buscadores han dado un paso de gigante para pasar de ser un índice de la gran enciclopedia del saber y el conocimiento que es Internet, a convertirse en unos directorios comerciales. Se discuta o no la idoneidad de que estén plagados de anuncios, los buscadores son algo tan necesario como las páginas amarillas o el servicio de información telefónico.

Sitio Web
Lugar donde aparecen contenidos de pago
Percepción del usuario de los contenidos de pago
AOL.com
Parte alta de la lista
Sencillos de localizar
Ask Jeeves
Menú separado del resto de las búsquedas
Clara
AltaVista
Parte alta de la lista
Clara
Excite.com
Botones de resultados
Clara
Go.com
Todos los resultados
Clara
Google.com
Laterales de la lista de resultados
En una caja destaca en color
IWon.com
Parte alta de la lista
Nula
Lycos
Parte alta de la lista
Nula
MSN.com
Parte alta de la lista
Nula
Netscape
Parte alta de la lista
Nula
Yahoo
Parte alta de la lista en categorías comerciales
Clara

 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios