BAQUIA

Del cero al infinito

<< Anterior
El éxito de los \’weblogs\’

El éxito de los weblogs radica en que son páginas sin ningún tipo de jerarquía que hacen su aportación para ordenar la vorágine de Internet. Se trata de la combinación de varios recursos disponibles en Internet: tiene algo de buscador, ya que nos recomiendan enlaces; se parece al e-mail, por el estilo informal en el que está escrito; es un foro de opinión, porque los usuarios hacen comentarios y colaboran; y tiene algo de comunidad virtual, ya que un weblog recomienda a otro.

Si bien la mayoría son páginas personales, el mayor éxito lo alcanzaron aquellas que se convirtieron en grandes comunidades en las que cada miembro es parte activas y pasiva del weblog. Es el caso de \”Scripting News\”, \”Slashdot\” o su homólogo español \”Barrapunto\”, que publican cada día las noticias más interesantes que aportan los internautas, principalmente sobre temas de software libre.

Lo que hace realmente atractivas estas páginas, como ya apuntábamos, es el estilo de escritura. Se puede decir que son irónicos, informales, personales y creíbles. Podemos decir que son un diario en dos sentidos: por el tono personal de escritura y por la información que difunden.

Se desata el debate entorno a los \’weblogs\’

Los weblogs han abierto un debate entre los periodistas que desarrollan su labor en Internet, cuando encuentran que sus lectores acuden primero a este tipo de páginas web para informarse. En muchas ocasiones no sólo ofrecen enlaces a noticias de otros medios de comunicación, sino que van más allá al proporcionar vínculos a las fuentes de información.

Debido a que algunos weblogs consiguen atraer importantes índices de audiencia, empieza a ser habitual encontrar este tipo de páginas personales en las webs de medios tradicionales.

Publicaciones digitales como Wired News o la edición en línea de The Guardian han empezado a imitar tímidamente esta técnica con enlaces externos a artículos y noticias de la competencia. Incluso esta última revista cuenta con una sección de nombre weblog en la que se recomiendan artículos de otros medios y la define así: \”es, literalmente, un diario de sitios-web recomendando a otros\”.

La web de noticias de la cadena de televisión estadounidense FoxNews también cuenta con el suyo, escrito por Joanne Jacobs. \”The Corner\” es el nombre del weblog que publica la revista conservadora National Review. También el diario The Boston Globe tiene un weblog, realizado por D.C. Denison, mientras que Mike Wendland es el autor del que aparece en Detroit Free Press. Otro medio que no ha querido quedarse atrás en The Wall Street Journal, que en su web OpinionJournal.com ofrece el weblog \”Best of the web today\”, escrito por James Taranto.

Uno de los casos más conocidos es el del periodista Dan Gillmor, que publica su weblog \”e-Journal\” en SiliconValley.com. Una de su más recientes aportaciones le ha servido para dar respuesta a un artículo publicado en The New York Times y que ha levantado mucha polvoreda entre la comunidad de autores de weblogs. En el artículo se cuestionaba si este fenómeno tendría continuidad o simplemente quedaría en una nueva y pasajera moda de Internet.

La respuesta de Gillmor —y de otros muchos usuarios— no se hizo esperar, y fue unánime a favor no sólo de la supervivencia de los weblogs sino de su creciente importancia. En su artículo, Gillmor menciona el Blogger Manifesto, un texto escrito por Andrew Sullivan en el que se defiende la tesis de que los weblogs representan \”un futuro para el periodismo\”.

El caso español

Esta práctica, sumamente útil, aún es poco frecuente en el caso español. Hay excepciones. \”PeriodistaDigital.com\” ofrece al menos dos resúmenes de artículos del día, así como las principales columnas de la prensa española. \”Titulares.com\” presenta los encabezados de un gran número de diarios españoles, entre los cuales es posible elegir gracias a un ingenioso sistema de palabras clave. La página de Ramón Buenaventura, periodista, escritor y pionero en el desarrollo de los weblogs en España es, posiblemente, la número uno, en esta categoría en el mundo hispano, tal y como nos recuerda María Amaiur.

En bitacoras.net se puede encontrar un amplio directorio de weblogs en español.

La experiencia de los \’weblogs\’ el 11-S

El conflicto de Kosovo fue calificado como la primera \”guerra por Internet\”. Pero no se trató más que de un mito. Los días posteriores a los ataques terroristas perpetrados en EEUU muestran cómo es en realidad cubrir un acontecimiento de esa envergadura empleando Internet como medio informativo. Uno de los aspectos más impresionantes respecto de los ataques terroristas en Washington y Nueva York fue la cobertura realizada por los ciudadanos comunes a través de la Red.

Los hechos acontecidos el 11 de septiembre de 2002 en Nueva York sirvieron para medir el pulso de los diferentes medios de comunicación. La mayoría de los medios digitales contenían la misma información, procedente de agencias de prensa, imágenes de televisión y de periodistas enviados a la zona cero. Mientras, los weblogs, por su parte, publicaron en línea toda las aportaciones de los internautas: relatos personales, fotografías y vídeos de los terribles sucesos.

Poco después de los atentados, los weblogs se limitaron a comentar las noticias publicadas en los diferentes medios, pero no tardaron en llegar los primeros testimonios de internautas que habían estado cerca de las Torres Gemelas o que habían perdido algún familiar o amigo. Se crearon numerosas páginas con fotos, vídeos y audio de los atentados recogidos por testigos directos, lo que aportaba una sensación de proximidad de la que carecieron muchas notas periodísticas. Al mismo tiempo, los debates e intercambios de información se sucedían en una avalancha de mensajes con un único orden, el cronológico.

A diferencia de los principales medios digitales, los weblogs no tuvieron que adaptar sus páginas web para un momento de crisis. Tan sólo iban ordenando y publicando cronológicamente las informaciones de los internautas. Se estaban convirtiendo, no sólo en localizadores de información actual, sino también en importantes fuentes de información.

Algunas cuestiones por resolver

Pero, ¿quién tendrá más importancia en el año 2007, la prensa convencional o los weblogs? Ya hay quienes se han cruzado apuesta, tal y como recuerda la anteriormente citada Marta Peirano en referencia a Martin Nisenholtz, presidente ejecutivo del New York Times digital, y Paul Boutin, colaborador del Wired y responsable de \”paulboutin.weblogger.com\” —con más de 800.000 visitas mensuales—. Al llegar esa fecha, se decidirán las cinco historias más importantes del año y, si tres de esas historias aparecen en Google como artículos de NYT, Nisenholtz habrá ganado. Si corresponden a weblogs, el vencedor será Boutin. De momento, la prensa digital está que trina. Lo que parecía un entretenimiento para freaks de la informática se ha convertido en un éxito mediático.

Los críticos de los weblogs no deberían pasar por alto que estos sitios ordenan y filtran el caos imperante en la Red; que sus creadores pasan horas depurando contenido inútil; y que es preferible un sitio con enlaces muy actualizados a un sitio que genera su propio contenido con poca frecuencia. Cuando Jacob Nielsen, el gurú de la usabilidad, tiene que decir cuáles son sus ejemplos de buena escritura para la Red señala los weblogs.

¿Son de fiar los weblogs? (¿Son los bloggers periodistas?) En la vorágine de la actividad periodística en Internet se encuentra la verificación de datos. Pero todos sabemos que los medios pueden mentir, deformar la realidad o sencillamente equivocarse. A cada cual le corresponde la tarea de aprender a identificar y clasificar sus fuentes, a establecer su propia escala de fiabilidad. Los internautas más experimentados ya lo han entendido así, y para no llevarse a engaño, no se dejan impresionar con lo primero que leen.

Cada día circulan por la Red millones de noticias. Sin embargo, la Red no ha logrado aún adquirir la credibilidad que los ciudadanos sí dan a los medios convencionales. ¿Por qué? Publicar en la Red es relativamente sencillo (y barato). Como ya hemos indicado anteriormente, basta con tener un ordenador, una conexión a Internet y una cuenta en algún proveedor gratuito para poder poner la información que se desea al alcance de cualquiera. Tal y como recoge Jorge García Betanzos [García Betanzos, Jorge: No me creo casi nada: En Suplemento El Semanal, de 16 de junio de 2002], \”esta libertad es uno de los grandes atractivos de la Red y a la vez su peor enemigo\”.

Por otro lado, un reciente artículo aparecido en Iblnews venía a decir que el fenómeno de los weblogs parece desinflarse, \”ya que ni han logrado erigirse en medios de comunicación alternativos ni sus impulsores han conseguido una creciente vía de ingresos. En la actualidad existen unos 500.000 y en su mayoría han derivado hacia una especie de diarios íntimos en línea. Muchos son novelas en desarrollo, críticas políticas y de las cadenas de televisión, y apuntes personales sobre aficiones o sobre contenidos de Internet\”. En términos parecidos se expresaba el reportero Bob Tedeschi en un artículo publicado en febrero de 2002 en The New York Times, quien opinaba que los weblogs han despertado más interés mediático del que merecen realmente.

Las empresas que están detrás de ellos buscan ahora una vía de ingresos de supervivencia basada en vender a empresas y portales el software que sostiene el servicio. Blogger.com, uno de los más conocidos, está gestionado, por ejemplo, por cuatro personas y aunque ha puesto en marcha un servicio de pago a usuarios, cediéndoles espacio sin publicidad por 12 dólares al año, confía en que la tecnología que proporciona sea adoptada por grandes portales, a los que licenciaría o vendería el software. Weblogs.com se orienta hacia una estrategia similar, aunque desarrolla más a fondo los servicios de pago, permitiendo a los usuarios que por 35 dólares al año puedan introducir imágenes y fotos, además de distribuir sus noticias y escritos a una lista de suscriptores seleccionados.

Weblogs: nuevos servicios de comunicación en la Red

  • La penúltima revolución
  • El pulso de los usuarios
  • Del cero al infinito


  • Koldobika Meso Ayerdi es profesor titular interino de la UPV/EHU.
    El artículo es fruto de la ponencia del autor en el III Seminario de Periodismo Digital organizado por la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la Universidad del País Vasco.


    Compartir en :


    Noticias relacionadas

    Recomendamos




    Comentarios