BAQUIA

Del P2P al streaming pasando por la descarga directa

El intercambio de archivos (audiovisuales, sobre todo) avanza a un ritmo tal que a veces ni los propios usuarios podemos asimilarlo. El popular dicho de que “cuando te compras un ordenador y sales de la tienda, ya está desfasado” es cada vez más evidente al observar las distintas tecnologías que nos permiten disfrutar de los contenidos culturales en internet.

Y es que cuando estamos empezando a usar un programa o a acomodarnos a una tecnología, resulta que ya han salido varias cosas mejor. Es la historia de siempre, y así seguirá durante mucho tiempo.

En el aspecto de intercambio de archivos, en los últimos meses estamos sufriendo varios cambios, que encuentran dos extremos: el P2P y el streaming. Durante muhcos años, el P2P fue el rey del intercambio, y era prácticamente la única vía. Desde Napster hasta eMule, pasando por Gnutella, Audiogalaxy, Ares, KaZaa, Manolito P2P… son innumerables las plataformas que han salido a lo largo de los últimos años permitiendo el acceso libre y gratuito a diverso contenido, una parte del cual está protegido por copyright.

Sin embargo, el P2P fue perdiendo terreno poco a poco merced a la aparición de las descargas directas. Con Rapidshare y Megaupload al frente, decenas de plataformas de hosting ofrecían a los usuarios un método de descarga directo, sin necesidad de conexión entre pares. Estas herramientas facilitaban tremendamente la labor del usuario, ya que la velocidad de descarga era mucho mayor que en un programa P2P y los recursos que consumía el ordenador eran infinitamente menores.

Pero no se quedó ahí la cosa. Y es que a día de hoy lo que impera es el streaming, ese servicio de reproducción que ahorra a los usuarios interminables horas de descarga y espera para disfrutar de los contenidos. El streaming no sólo nos ahorra espacio en el disco duro, sino también tiempo de conexión.

En este sentido, Spotify se ha convertido en el rey. Antes que él ya existían plataformas, como Goear o Pandora, pero Spotify ha conseguido ser el único que ha acercado posturas con la industria musical y que ha elaborado una línea de negocio paralela que beneficia a todos los agentes implicados.

La tecnología, por delante de los debates
Es curioso cómo a día de hoy sigue habiendo debates sociales sobre los programas P2P, cuando lo cierto es que el streaming ya está comenzando a dejar totalmente obsoleta esta tecnología. Y es que la tecnología muchas veces va por delante de los debates sociales, y seguramente haya un momento en que no merezca la pena debatir sobre el P2P. Porque el P2P, simplemente, habrá desaparecido.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios