BAQUIA

Desde Rusia con amoroso spam

Cierto es que en Rusia hay muy buenos programadores, poderosos inversores de capital riesgo, sus propias alternativas a los servicios online más populares en el resto del mundo. Pero si pensamos en el binomio Rusia + Internet, lo primero que nos viene a la cabeza es el spam que llena nuestros buzones de entrada.

Y no sin motivo. Desde Rusia actúan siete de los diez mayores spammers del mundo, según los datos de un estudio de la Russian Association of Electronic Communications (RAEC) recogido en ZDNet.

Las principales conclusiones de dicho estudio se resumen en:

– El mayor “espameador” mundial es el ruso Leon Kumayev, que envía sus productos farmacéuticos por todo Internet desde las botnets bajo su control.

– Los spammers rusos ganaron alrededor de 127 millones de dólares en 2009 (sí, hay gente que compra las cosas que anuncian).

– Las pérdidas para la economía rusa derivadas del spam ascendieron a 479 millones de dólares en 2009.

– Una quinta parte de la publicidad electrónica en Rusia es spam.

– El 16% del spam ruso se envía desde servidores localizados en los EEUU.

– El 83% de todo el spam que se envía parte de las botnets, o redes de ordenadores zombi controlados a distancia.

– Los anuncios de Viagra suponen casi el 75% del spam mundial.

Del estudio también se destacan otras interesantes conclusiones, como que el importe en multas que pagan los spammers es una cantidad ridícula, alrededor del 1% de lo que ingresan, lo que les permite seguir impunemente con sus lucrativas actividades.

Además, los spammers actúan con absoluta impunidad, ya que en Rusia no hay ninguna ley que regule esta actividad, Ni siquiera cuando operan fuera de su país sienten temor al peso de la ley.

Pero cuidado, porque la conclusión es que el spam es un problema global, que se debe afrontar desde la colaboración internacional. Al fin y al cabo, los anuncios de novias rusas que quieren conocernos los recibimos todos.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios