BAQUIA

Diálogo de e-besugos

Imagine que de repente aparece en el programa de mensajería instantánea un tal Laudelino Gutiérrez, que dice ser un nuevo empleado de su empresa. La conversación, de lo más mundana, puede llevarnos a ayudar al nuevo compañero durante diez minutos, para al final de este tiempo recibir un mensaje que nos informa que un ordenador nos acaba de tomar el pelo, haciéndose pasar por un empleado recién aterrizado.

La tecnología detrás de esta pequeña broma viene de la mano del Chatting Bot, un sistema que utiliza la inteligencia artificial para generar una serie de respuestas a conversaciones de lo más corrientes, cuyo origen artificial resulta a menudo imposible de detectar por los receptores del mensaje.

Según cuenta la revista Wired, gente como Joe Tyson, CEO de una consultora de Ohio, utilizan la herramienta para que sus empleados puedan relajarse en un momento de especial tensión en la empresa.

El sistema es tan sencillo como inscribir en el Bot el nombre de la persona en cuestión. Inmediatamente, éste se pone a la espera de la conexión, y cuando la persona registrada lo hace, entabla con ella una conversación sobre el tema que se le haya programado. Luego, accediendo al “cerebro” del programa, utiliza frases pensadas de antemano para mantener la conversación sin interrupción por algo más de 10 minutos. Al final de este tiempo, el Bot envía un mensaje al incauto de turno descubriendo la farsa, y comunicándole que algún amigo suyo está leyendo la conversación y desternillándose de risa a su costa.

De momento, el invento sólo funciona con el programa Instant Messenger de AOL, de poco uso en nuestro país, por lo que reduce algo sus posibilidades entre nuestros e-bromistas.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios