BAQUIA

Dichas y desdichas de la televisión interactiva

En el año 2006 habrá más de 240 millones de hogares con TV Interactiva que moverán más de 18.000 millones de euros. Pero, ¿qué tecnologías tendremos disponibles en nuestros hogares los próximos años? La convergencia entre Internet y la televisión ha dotado de interactividad al electrodoméstico estrella, pero la experiencia es aún un embrión.

\”La televisión es el electrodoméstico que más entra en los hogares con diferencia y sobre todo, es el vehículo de información, después de la nevera –donde todo el mundo deja notitas–, que más influye desde el punto de vista tecnológico, como cultural e incluso comercial\”. Con estas palabras abría Javier Candeira –quien entre otras hiperactividades anota en su haber ser fundador de Barrapunto y de Interactora– un debate entre algunos de los principales protagonistas de la televisión interactiva en España, un fenómeno cultural y comercial que cobra relevancia en todo el mundo por momentos.

En un entorno tecnológico en eclosión donde ya es posible hasta poner la lavadora a través del móvil, resulta difícil imaginar las posibilidades que ofrece una herramienta tan potente que está en pañales. Dibujar futuro y presente de los posibles escenarios era la intencion de la mesa redonda que tuvo lugar durante la 42ª edición del SIMO en Madrid, bajo el epígrafe genérico \’Los individuos frente a la tecnología\’.

Un paseo por el lado oscuro

¿En qué punto se encuentra la televisión interactiva (iTV)? Con esta pregunta arrancaba su exposición Silvio Gónzalez, quien a pesar de reconocer que se estaba empezando y que las perspectivas no estaban muy definidas, al final se mostró positivo. \”En un entorno tecnológico cambiante que afecta sobre todo al statu quo de la televisión, las posibilidades que la tecnología ofrece hoy con la televisión digital, etc., supone un cambio radical en la manera de entender la TV y en la manera en que la televisión se puede acercar al usuario\”, manifestó González.

El director general de ONO, expuso que la tecnología debe de ser transparente para le espectador pero insistió en que lo realmente importante eran los contenidos. Y los cambios que la televisión va sufrir, permitirán ofrecer cosas nuevas al espectador, ya que las operadoras tratan de rentabilizar las grandes inversiones que han realizado. En el caso de Ono intentar obtener el retorno de sus ingresos por los servicios de televisión, Internet y teléfono parece insuficiente por lo que buscan incorporar nuevos productos que permitan que el espectador-cliente navegue por la plataforma y consuma esos servicios.

Los mercados financieros donde todas las empresas tecnológicas se apoyan están ahora en absoluta depresión y las plataformas han tenido que volver \’a sus cuarteles de invierno\’, lo que dificulta la realización de grandes inversiones. Pero parece claro que la unión entre la televisión, el set top box, el descodificador y la banda ancha, dará lugar al t-commerce, que será una de las grandes alternativas de ingresos tanto para los operadores, como para las nuevas partes implicadas en el proceso de creación de la iTV.

El futuro camina hacia el hogar de banda ancha: por medio de las plataformas a través del ADSL o similares; por los operadores de móviles a través del nasciturus UMTS ó GPRS y por los operadores de cable a través la fibra óptica o cable coaxial. Entre todos, van a permitir que los servicios sean disfrutados por los usuarios desde sus casas. Así, el hogar del futuro tendrá entre 40 y 50 canales de TV digital terrestre; entre 200 y 500 de TV por satélite y un número incalculable hoy, pero muy grande, de canales de cable a través de las distintas plataformas. Lo que antes era un valor escaso como era la banda ancha, ahora ya no es así. La distribución cada vez tendrá menor valor y en cambio, ganarán valor los contenidos y los servicios. En España, actualmente la televisión tiene una penetración del 99 % en los hogares, mientras que la televisión por satélite cuenta tan sólo con un 16 %.

En el caso del PC, España es de los países más atrasados en penetración, con un coeficiente de un 14,29 %. Se suele usar una media de 8 horas mensuales y su uso suele conllevar la obtención de un fin concreto, para obtener alguna rentabilidad o simplemente para trabajar. La televisión es pues, de momento, la ganadora absoluta y parece que seguirá reinando durante tiempo, aunque nada parece indicar que uno de los dos sucumba ante el otro: probablemente coexistirá con el PC. Según González, \”aunque sea un mercado poco maduro, la iTV será una interesante fuente de ingresos alternativa a las actuales\”.

¿Qué podría ser la televisión?

Para Juan Carlos Llorente, director de operaciones e Internet de Microsoft, la iTV es una mezcla de cuatro factores: una mejor TV, tanto por los contenidos como por la atención al usuario; una TV personal, que cada uno pueda adaptar a sus necesidades y a sus gustos en cualquier momento; una mezcla de Internet y de los nuevos protocolos aderezada con servicios de valor añadido y, lo más importante, una TV con capacidad de conectar un universo de usuarios entre sí.

Pero según Llorente, para que el experimento funcione: \”ha de ir dirigido a toda la cadena de valor, es decir, desarrolladores de software, proveedores de contenido, de cabecera y de soluciones que hacen funcionar todo el sistema. Es interesante que la tecnología sea independiente del medio en que se reproduzca, es decir, trabajar con contenidos multiplataforma y sin olvidar que todo el proceso va dirigido al consumidor final. El consumidor lo que quiere es acceder a la comunicación, en cualquier lugar y a través de cualquier dispositivo\”.

Divergencia o lo que distingue a la televisión digital

\”Una cosa es hablar de Internet en TV y otra hablar de formatos de Internet en un set top box (caja que hace falta poner debajo del televisor para convertirlo en un tv interactivo). Tener Internet en la TV tiene su complejidad pero es factible. Cada aparato tiene su cultura visual y para que desde un gráfico a cualquier otro elemento multimedia, funcione en un soporte distinto, ha de diseñarse específicamente para ese terminal\”. Así de claro lo tiene Carlos Zalbe, director general de Open TV para España.

Zalbe, buen conocedor del nuevo medio y lleva nada menos que 12 años de experiencia en este campo, continúa: \”No se puede pretender hacer una información para un formato no compatible con distintos aparatos. Claramente se recomienda generar información en un formato que admitan todos los soportes, actuales o venideros. La TV digital es diferente porque va dirigida a un público muy diferente. Al hablar de retransmisión por Internet se habla del grado de proximidad similar al del usuario que recibe calidad broadcast. En ocasiones no tiene tanto que ver con la tecnología sino con cómo se organiza la información para que a telespectador interactivo no le defrauden los nuevos formatos\”.

¿La divergencia? En este momento existen claras divergencias entre TV e Internet. Desde el punto de vista técnico, Zalbe compara intentar meter contenido de Internet tal cual está en una pantalla de TV con intentar meter un coche en una cochera demasiado pequeña: \”son dos tecnologías que no están hechas la una para la otra\”. Desde el ámbito de los contenidos existen sustanciales variaciones según los usuarios, ya que la cultura audiovisual acompaña al usuario desde pequeño y hace que, por ejemplo, un programa diseñado para Alemania no funcione necesariamente en otros países. El contenido en Internet está diseñado para una experiencia global. Y en cuanto al modelo de negocio también hay diferencias, ya que las plataformas trabajan con modelos propios. Un ejemplo de algo que sí aprovechan las plataformas de Internet, podría ser el modelo de comercio electrónico.

Como algunos de los ejemplos pioneros de experimentos de iTV que han funcionado y funcionan, Carlos Zalbe enumera las apuestas o programas como Gran Hermano, cuyo chat interactivo fue un auténtico hit parade. También funciona la compra impulsiva, aunque el director de Open TV reconoce que \”todo está por inventar: cuando las productoras se involucren más en iTV, habrá más formatos, canales virtuales, etc. España es el tercer mercado en el mundo en el desarrollo de aplicaciones interactivas para TV y cuenta con iniciativas muy novedosas que no tienen nada que envidiar a otras experiencias del extranjero\”.

No es un experimento futurista

Aunque suene a tópico: el futuro ya está aquí. Al menos así lo piensa Jesús Solana al afirmar: \”No venimos del mundo de Internet sino que hemos nacido expresamente para la TV interactiva. Fresh-IT está presente con su tecnología en todas las plataformas españolas\”. Solana incidió en la importancia de la televisión ya que se puede afirmar que \”es la principal actividad de las personas, después del trabajo y del descanso\”. Contundente. Pero no en vano es el electrodoméstico de mayor implantación, por encima del teléfono e incluso del frigorífico. Hay mucha gente que sólo se informa a través de la televisión por su fama de fiable. Ver la tele es algo que el 90,7 % de los españoles hace todos los días.

Y el reflejo de esa popularidad de la llamada caja tonta encuentra su corolario lógico en la iTV, que avanza muy aprisa. En España hablamos de un mercado de más 2 millones de hogares con televisión digital, que se reparten entre los 1,2 millones de abonados de Canal Satélite Digital, los más de 700.000 de Vía Digital y los aproximadamente 200.000 de Quiero TV, lo que Solana califica de \”fenómeno de relevancia social que empieza a ser considerable\”. En Europa todos los analistas coinciden en que la penetración de la TV digital en los hogares estará en el 50% dentro de cuatro años. Y en España no hay que olvidar, que a partir del año que viene, las cadenas que hoy en día emiten en abierto, empezarán a emitir también en formato de televisión digital, lo que sin duda hará que aumenten los usuarios.

Cuando los \’niños perdidos\’ se dan a la tecnología

Se llaman \’Lost Boys\’, pero ni son niños ni están perdidos. Pero un nombre tan potente permite entrever que algún rasgo diferencia a estos \’chicos perdidos\’ que se han dado a la tecnología. Y es que en Lost Boys se dedican a los nuevos medios de modo global ms de 700 personas y unas instalaciones en las que destaca un medialab, cuya principal misión es investigar sobre nuevos lenguajes de comunicación y diversos formatos y contenidos. Una manera diferente de pensar basada en la estrategia, la creatividad y la tecnología. ¿Y por qué dejan la tecnología para el final? Porque desde su perspectiva la tecnología nunca debe limitar a los planteamientos creativos o estratégicos. Y a pesar de que la tecnología tiene límites, intentan que estos nunca sean un freno.

¿Y qué buscan los usuarios de TV? Pues según cuenta Rocío Sánchez, directora de la oficina de Madrid, \”el usuario quiere sobre todo sentirse confortable: llevar el confort a su experiencia de iTV. Por eso apostamos por soluciones kis –no kis, de beso– sino k.i.s. = (keep it simple). Nuestro secreto está en hacer cosas sencillas, simples y naturales pues al final, cuanto más simple sea el producto, más fácilmente accede el consumidor final al mismo. Y lo sencillo siempre es fácil de comunicar, máxime si hablamos de nuevas tecnologías o experiencias donde el receptor suele ser más reacio al cambio. En este sentido, no parece que a priori vaya a haber mucha diferencia entre el usuario de Internet y el de iTV\”.

Y el espectador, ¿qué opina?

José Cervera, experto en Internet, asistió a la mesa en calidad de analista o como él mismo describía, \”como un simple espectador\”. Cervera fue rotundo: \”Cambiaré de plataforma o de operador en función de que tenga más o menos canales o en función de que el contenido de esos canales me interese más o menos. En mi modesta opinión, la televisión de banda ancha va a tener que aprender mucho de Internet. ¿Por qué? Porque al hablar de iTV hablamos de dos conceptos: televisión e interactividad. Y de televisión se sabe mucho –no en vano tiene una experiencia de más de 50 años a sus espaldas, años durante los cuales se ha probado de todo: muchos programas, productos, etc., por lo que las iniciales fórmulas se han depurado mucho–. La parte de imagen está controlada, pero de la parte de Internet, no se sabe nada… o prácticamente nada\”.

Así, para el fundador de Baquía, \”actualmente apenas hay productos de iTV porque no ha habido una plataforma tecnológica adecuada para hacer pruebas. La industria actual de la televisión interactiva corre el riesgo de empeñarse en defender sus propios modelos de negocio y no pensar lo bastante en un usuario que, elegirá el producto que le resulte más atractivo. Los experimentos más interesantes de iTV están en Internet, aunque otro buen ejemplo es la industria de los videojuegos, con claras muestras como Counter Strike. Si la industria de la TV quiere experimentar con interactividad, necesariamente ha de mirar a Internet, que es una plataforma abierta que permite la experimentación\”.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios