BAQUIA

Diego García, de Aisoy Robotics: “Nuestro robot tiene unos objetivos y unos valores”

AISoy Robotics es una pequeña empresa española que ha lanzado al mercado AISoy 1, al que define como “el primer robot de una nueva especie”. Cuesta 299 euros y es capaz de expresar emociones e interactuar fácilmente con los usuarios. Hablamos con Diego García, director de Ingeniería de Aisoy Robotics, sobre cómo logran que su robot sienta, sus proyectos de crear una comunidad y el nivel de la tecnología española. ¿En qué se diferencia vuestro robot de otros en el mercado? Hay otros productos que son como una avanzadilla de robots sociales, pero ninguno tiene las características que tiene AISoy1 en cuanto a sentir emociones, a actuar de forma emocional. Hay algún intento, algún producto que explora esa capacidad emocional, pero o son demasiado caros o la funcionalidad es muy limitada, y sobre todo son unas plataformas no muy abiertas, que o no han recibido una evolución, o no han permitido que los propios usuarios del producto lo hagan evolucionar. Eso es lo que hemos querido cambiar con AISoy 1. Es un producto con una funcionalidad muy amplia que no va a acabar nunca, que está vivo porque el software (Linux) evoluciona y lo mantenemos en continua mejora. Los usuarios pueden ampliar las funcionalidades del bot, con un kit de desarrollo de software tanto para usuarios con nociones de programación como para usuarios que no tengan ni idea de programación, con el objetivo de que AISoy 1 vaya evolucionando. ¿Vuestra intención es crear una comunidad? Sí, queremos potenciar mucho lo que es la comunidad de usuarios, para recibir nosotros ese feedback para mejorar el producto y para que ellos contribuyan a mejorar el producto con sus propios desarrollos, y también que compartan con el resto de usuarios descubrimientos con el AISoy 1, o nuevas funcionalidades que a nadie se le habían ocurrido, todo lo que es su día a día con el AISoy 1. El robot expresa emociones con los gestos de la cara, con su comportamiento o con sus palabras. ¿Cómo hacéis que sienta? Como nosotros. AISoy 1 tiene unos objetivos y unos valores. Unos objetivos, en una escala que van desde lo más básico, como la alimentación o la seguridad, a lo más elevado: sentirse amado, la diversión, el divertir al usuario. También tiene unos valores que le permiten distinguir qué acciones son buenas y qué acciones son malas, tanto que pueda ejecutar él como el usuario. Todos los eventos que percibe AISoy tienen un impacto en función de esos objetivos y esos valores. Si algo que quieres no ha llegado, te sientes enfadado y triste. Es lo que le pasa a AISoy también. Por ejemplo, a él no le gusta quejarse, pero si no tiene más remedio se va a quejar. Si no le cargas, no le gusta tener que recurrir a quejarse. Y se sentirá avergonzado cuando lo haga, porque va en contra de los valores. ¿Cuándo sale a la venta? Al mercado general, en grandes superficies, vamos a salir estas Navidades. Pero vamos a estar disponibles en la web de AISoy 1 desde el mes de agosto. ¿Cuándo lleguéis a las grande superficies, estaréis en la estantería de electrónica o de juguetes? Es una pregunta bastante difícil de contestar porque no es un juguete, aunque pueda parecer un juguete por la apariencia que tiene, al ser un producto de plástico, bonito, gracioso. ¿Dónde lo colocamos? Yo lo pondría dentro del apartado más de tecnología, de gadgets tecnológicos, pero también podría estar dentro del apartado de juguetes didácticos para niños, o de cuidado para personas mayores. Es una categoría nueva de producto en las grandes superficies, tendrían que crearla, quizá. ¿Estáis buscando inversores? Ahora mismo estamos en la primera fase de la ayuda Neotec del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, el CDTI. Este tipo de ayudas están más orientadas a que la empresa arranque, luego hay que pensar en que es necesario consolidarse y crecer. Para esa fase sí que necesitaremos una ronda de financiación, pero en este momento no es una necesidad primordial. ¿Tiene España un buen nivel tecnológico? Por supuesto. No tenemos nada que envidiar a nadie. Estamos al mismo nivel o más alto. Igual que en el deporte ahora dicen que somos la envidia de Europa, yo creo que a nivel científico y tecnológico, estamos al mismo o más nivel. Lo que pasa es que a veces hay miedo al fracaso, a no intentarlo, a acomodarnos. Yo creo que hay que a veces hay que arriesgarse y hacer cosas nuevas y diferentes. Se habla mucho de la fuga de cerebros, pero nadie se queda aquí para intentarlo, para retener a esos cerebros. A lo mejor se le pide demasiado a las autoridades, pero no hacemos nosotros mucho para cambiarlo. No es tanto responsabilidad de los mayores como de nosotros mismos, de arriesgarnos, de hacerlo. Lo que nos gustaría ver en el mercado, pues hagámoslo nosotros si nadie lo hace.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios