BAQUIA

Diez líos tecnológicos que necesitan un estándar

La compatibilidad es útil por principio. Para el usuario, al menos. Sin embargo, las empresas están tan contentas con sus formatos propietarios y sus modelos exclusivos que en el panorama tecnológico hay más caos que orden y concierto. Y si no, no hay más que ver la lista de los 10 líos en los que hay que poner orden que ha hecho PCWorld.

Los reyes absolutos son sin duda los cables. Móviles, reproductores, ordenadores, cámaras, lectores electrónicos y si uno se descuida hasta el cepillo de dientes llenan las casas de cables, todos distintos. por suerte, el USB nos simplifica un poco las cosas y hay promesas de unificarlo todo al mini USB.

El mando universal nunca es totalmente universal, y siempre hay algún aparetejo en casa para el que no sirve. Y ya que estamos, ¿no podemos hacer universales las guitarras del Guitar Hero?

Otra de las grandes frustraciones tecnológicas son los formatos. Si hoy en día la gente se sigue planteando si imprime algo para luego escanearlo, es que algo va mal. La Alianza OpenOffice intenta extender un formato universal, pero de momento seguimos igual.

No tiene sentido pasarse una hora diseñando un avatar para que luego no nos sirva en ningún otro entorno, juego o demás. Igual que es descabellado que aquella serie en DVD que compramos en vacaciones no se pueda ver en casa.

Tampoco estaría mal poder hablar de un sistema de mensajería instantánea a otro, o tener un estándar que nos permita distinguir la ventana que parpadea y es el antivirus de la ventana que parpadea y es un virus.

¿Y acaso no sería magnífico que las baterías de los teléfonos fueran como pilas, fáciles de intercambiar y de tener de repuesto? Y ya que estamos soñando, imaginemos un mundo sin operadoras, en el que todos utilizamos un espectro de radio. Sin cables, por supuesto. Soñar, al fin y al cabo, es gratis.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios