BAQUIA

Digg va a despedir a más de un tercio de su plantilla

Digg está teniendo unos meses bastante duros. Cambio de directivos, rediseño de producto con posterior disculpa y rectificación ante la indignación general, acusaciones de que un grupo de ultra derecha acaparaba la página y rumores de cuentas falsas son un ejemplo rápido de todo lo que está sufriendo la web.

Se estima que la empresa ingresó unos 15 millones de dólares el año pasado, que sin embargo es menos de lo que se está gastando tapando tanto desaguisado. Así las cosas, el 37 por ciento de los empleados van a tener que marcharse, para regocijo de las compañías de Silicon Valley que busquen personal.

No sólo se marchan los humildes ingenieros medios, también directivos que empiezan a ver cómo se hunde el barco y prefieren verlo desde tierra. Por ejemplo, el editor y jefe de ingresos Chas Edwards o el director financiero, John Moffett, han anunciado que se van.

Y algunos sugieren que es un buen momento para que el fundador Kevin Rose haga lo mismo y se labre un camino más próspero gracias a su prestigio y conexiones, dedicándose en exclusiva a las inversiones o a cualquier cosa que se le tercie. Cualquier cosa, menos Digg.

Para los que se queden, ahora se espera un (otro) rediseño del producto, que lo haga más competitivo en un mundo en el que la mayoría de los internautas prefiere compartir noticias en redes y medios sociales y no en agregadores de noticias, y en el que su rival Reddit capea el temporal con más dignidad. Eso, y un buen golpe de suerte.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios