BAQUIA

Digitalización, la asignatura pendiente de las editoriales españolas

A finales de 2009, la mayoría de las editoriales españolas no había digitalizado ni siquiera el 10 por ciento de sus fondos, según los datos del informe sobre el libro electrónico publicado por el Ministerio de Cultura, y apenas el 15 por ciento de ellas había convertido a formato digital más de la mitad de su catálogo.

Tampoco las previsiones son para tirar cohetes. Tan sólo un tercio de las empresas espera haber digitalizado el 50 por ciento de su títulos para 2011.

El largo informe transmite la sensación de que el sector aún no ha terminado de atreverse o de adaptarse con este nuevo mundo. Así, nos encontramos que la mayoría -el 70 por ciento- piensan dedicarse por igual a los formatos para ordenador que para lectores electrónicos, pero ni la mitad ofrecerá contenido para teléfonos móviles, cuando la ventaja principal de los libros digitales es poder llevárselos de un lado a otro.

Sí es cierto que aunque de lento despertar, el sector tiene una actitud más positiva que la que tuvieron en un principio las discográficas, de mirar hacia otro lado como si aquí no pasara nada.

Por ejemplo, las cifras indican a que poco a poco, la industria empieza a aprovechar las posibilidades de los nuevo formatos, y sus planes incluyen cada vez más la publicación por capítulos (recuperando la novela por entregas) o combinar el texto con otros contenidos como música o vídeos.

También parece asumido que los precios tienen que ser más bajos, algo que hacía el 48 por ciento de las casas editoriales en 2009, y que se eleva hasta el 72 por ciento en sus previsiones para 2010. Pero sólo si el libro digital no lleva nada extra (como los vídeos que decíamos antes).

En cuanto a autores y traductores, el informe recoge opiniones con más cautela que entusiasmo, mientras que los libreros, los más dados a a los desencuentros con esta tecnología, tienen \”importantes dudas\” de que a los españoles les interese comprarse un lector electrónico por el momento.

¿Y el Ministerio? ¿Qué piensa el Ministerio? No sorprenderá a nadie que lo que repite en sus conclusiones, por si no nos habíamos enterado, es que quiere un cambio de legislación que \”corrija las actuales deficiencias\”. Y por deficiencias, se refieren a eso de que los intercambios de archivos entre particulares son legales.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios