EA compra la distribuidora de los Angry Birds, pero no el juego

Los juegos casual son la nueva mina de oro, como puede demostrar Zynga, responsable de éxitos de juegos sociales como FarmVille y Mafia Wars, y que está acaparando inversiones al tiempo que compra a estudios más pequeños.

La otra opción de éxito es la de Rovio, que tras convertir sus Angry Birds en un éxito imparable tanto en el iPhone como en los dispositivos Android, y de iniciar una carrera semejante con Cut the Rope, ha vendido su distribuidora Chilingo a una de las grandes del sector, Electronic Arts.

La operación se ha cerrado por algo menos de 20 millones de dólares, y con una importante excepción: Rovio conserva la propiedad intelectual sobre Angry Birds, algo lógico si recordamos que se estaba negociando su adaptación al cine y otros acuerdos similares.

Eso también explica por qué la cifra no es más espectacular, ya que EA \”sólo\” estaría adquiriendo la plataforma y el talento de la empresa, para sumarla a su esfuerzo de diversificación. Ya el año pasado EA, conocida sobre todo por sus videojuegos deportivos, se sumó a la carrera de empresas como Disney por hacerse con productoras de videojuegos sociales.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios