BAQUIA

EEUU tiene hackers de elite preparados para una ciberguerra

El Ejército de EEUU ha reunido un grupo de hackers de elite que estaría preparado para luchar en caso de que se desencadenase una ciberguerra. Se trata nada menos que del Joint Functional Component Command for Network Warfare (JFCCNW), un conjunto de hackers entrenados para llevar a cabo batallas psicológicas, guerra electrónica, operaciones de seguridad y todo tipo de tretas militares. El tema no es nuevo, en cualquier caso: Corea del Norte cuenta con el Cyber Attack Tiger Team -CATT-.

El JFCCNW es un cuerpo que reúne a personal de la CIA, FBI, Agencia Nacional de Seguridad, miembros de los cuatro ejércitos e incluso civiles y militares de los países aliados de EEUU. Eso sí, permanece inédito, porque que sepamos todavía no ha tenido que intervenir. La nueva tropa de elite estaría capacitada así para cargarse redes, entrar en los servidores de posibles enemigos para robar o manipular información y dañar las comunicaciones rivales hasta inutilizarlas.

De hecho, la posibilidad de que algunos de los ejércitos más avanzados del planeta tengan instrumentos de ataque en Internet y los estén guardando para tiempos de guerra es algo admitido por muchos expertos. Estamos hablando de herramientas de denegación de servicios, de virus y gusanos concretamente dirigidos contra ciertos países o redes.

Y tampoco constituye ningún secreto que cientos de expertos del Pentágono y la CIA, con la ayuda de docenas de científicos e ingenieros, llevan años trabajando en el desarrollo de sofisticas armas informáticas, capaces de desmantelar las defensas enemigas, sembrar el caos de las comunicaciones o falsificar los datos sobre las posiciones de las tropas. La sombra de Bin Laden no ha hecho sino apuntalar aún más esta tendencia.

Las consecuencias de las armas electrónicas pueden ser tan devastadores como las de las convencionales, o las químicas. Desde Washington, un suponer, los cibersoldados podrían dejar sin teléfono a toda una ciudad al otro lado del planeta, deshabilitar baterías antiaéreas instantes antes de un ataque o remitir datos falsos a los PC del adversario.

El propio Bill Clinton ya ordenó hace algunos años a la CIA que recurriera a la ciberguerra para minar al régimen de Slobodan Milosevic. Se trataba de atacar las cuentas que el dictador serbio tenía en entidades financieras extranjeras, pero el temor a que los bancos estadounidenses pudieran sufrir represalias enfrió la idea.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios