EEUU vota sobre la neutralidad

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, en sus siglas en inglés) presenta hoy ante los legisladores de EEUU su plan para regular Internet, diseñado en colaboración con empresas de telecomunicaciones y de Internet, como Verizon y Google.

El acuerdo sobre el tema al que llegaron estas empresas desató este año un torbellino de críticas, sobre todo por su distinción entre la navegación fija y la que se hace desde dispositivos móviles. En la segunda, la FCC admitiría prácticas como la "gestión de redes", en la que las operadoras pueden discriminar unas aplicaciones en perjuicio de otras (principalmente, descargas y redes de intercambio de archivos) con el argumento de que una minoría de los usuarios consume la mayoría del tráfico. Pese a sus reticencias iniciales, el organismo parece ahora haber adoptado esta postura.

Todo eso es contrario a la Neutralidad de la Red, un concepto que implica que las operadoras deben transmitir el tráfico, sin inmiscuirse en el contenido. Otros aspectos de la neutralidad se refieren al acceso universal al contenido, por ejemplo. Sin embargo, empresas y Gobiernos están utilizando el término con una ligereza que corre el riesgo de pervertir el concepto y vaciarlo de contenido.

En cualquier caso, y volviendo a la FCC, es probable que las normas consigan los votos suficientes, ya que tanto las grandes empresas de telecomunicaciones como las de Internet admiten que es una solución de compromiso. Éstas últimas añaden además que podría ser mucho peor, argumento que no convence a los defensores de los derechos digitales.

Los críticos con el texto denuncian que si una operadora puede bloquear aplicaciones o tráfico (tengamos en cuenta que las propias operadoras venden aplicaciones que compiten con otras), nada les impide moderar el contenido al que acceden los usuarios desde sus teléfonos, lo que es especiamente importante porque muchos usuarios de pocos recursos -por ejemplo, en África– sólo acceden a la Red desde dispositivos móviles.

No hace falta explicar que lo que decida Estados Unidos tiene una enorme influencia en el resto del mundo, más aún cuando parece haber falta de acuerdo entre los que apuestan por la neutralidad (como Chile o Vancouver) y los que no la encuentran tan importante (como España).


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios