BAQUIA

Egipto: las viejas tecnologías al rescate

Para la generación de los nativos digitales, un fax es casi un artilugio prehistórico. Y sin embargo, las protestas ciudadanas egipcias, que encontraron su caldo de cultivo en los más modernos medios sociales, han sabido retroceder un par de generaciones tecnológicas para mantenerse vivas.

Durante los últimos días, el gobierno de Hosni Mubarak ha suspendido todas las comunicaciones a través de Internet, con el objeto de descoordinar a los grupos que organizan y convocan las protestas contra las autoridades. Pero el resultado no ha sido exactamente el deseado.

Por un lado, porque en un mundo globalizado y lleno de expertos en tecnología, siempre hay alguien dispuesto a explicar a otros cómo saltarse los filtros estatales, ya sea desde dentro o desde fuera del país. Y algunos usuarios que siguen teniendo acceso a Internet están abriendo su conexión para que la pueda usar cualquiera. Pero también porque ante la falta de conexión, el ansia de comunicar ha dado un paso hacia el pasado.

Los miembros del colectivo Anonymous, por ejemplo, han recurrido al fax para hacer envíos masivos de los despachos diplomáticos filtrados por WikiLeaks sobre la corrupción y la vulneración de los derechos humanos en Egipto. Los envíos se hacen a números en Egipto, especialmente escuelas, para informar a los estudiantes del país.

No son los únicos. También la organización telecomix envía faxes, además de ofrecer su propia conexión a Internet desde líneas fijas, mientras que We Rebuild ha rescatado un medio tradicional para los grupos clandestinos: la radio. Y están al tanto de cualquier radioaficionado egipcio que pueda o quiera contar lo que está pasando en el país.

El propio Twitter ha emitido un comunicado aludiendo a la necesidad de libertad de expresión. Pero hasta que se restauren las libertades, siempre puede recurrirse al plan B.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios