BAQUIA

El 2.0 llega a los mundos virtuales

Uno de los grandes errores que se le achacan a Second Life es que es tremendamente aburrido: podemos deambular con nuestro avatar durante horas sin cruzarnos con nadie, entrar en locales desiertos o asistir a conciertos o mítines políticos en los que el espectador más cercano está a diez virtuales metros. Es decir: pocas relaciones, escasa interactividad y tendencia al aislamiento y la soledad, precisamente lo contrario de algunos de los valores que caracterizan a Internet.

Para solucionar estas carencias nace Metaplace, con una filosofía radicalmente opuesta al egocentrismo de SL. Aquí de lo que se trata es de que cualquiera pueda crear su espacio virtual personalizado, para luego interactuar con él: se podrá jugar, socializar, enlazar, crear contenido o hacer intercambios económicos. Todo funcionará con un sistema de tags y enlaces, es decir, algo así como la blogosfera trasladada a los universos multijugador.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios