BAQUIA

El 83% de los europeos cree que el móvil puede dañar su salud

Exradia anuncia los resultados de su estudio que revela el incremento de los temores de los ciudadanos europeos sobre la seguridad y exposición a las radiaciones a las que se ven contiuamente expuestos. En el estudio han participado más de 4.500 ciudadanos de Reino Unido, Francia, Alemania y España.

Según el Parlamento Europeo, los niveles de radiación se han incrementado un billón de veces entre 1950 y 2004, desde la invención de la radio hasta la irrupción del teléfono móvil y las tecnologías inalámbrica. Como consecuencia, crece la inseguridad y la preocupación por los posibles efectos perjudiciales de la exposición a campos de radiaciones tan habituales los dispositivos móviles o las antenas de telefonía.

La polémica entre defensores y detractores de la telefonía se desencadena tras la ausencia de pruebas sobre la inocuidad de las inmisiones electromagnéticas. Además, este factor se une a la necesidad de regular los niveles y límites de exposición para la protección de la salud como recoge la Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP), la OMS y el Consejo de la Unión Europea.

Los resultados del estudio de Exradia determinan que el 83% de los europeos cree que el uso del teléfono móvil a largo plazo puede dañar su salud. El 87% de los franceses conoce estos riesgos, seguido del 86% de los ingleses, el 81% de los alemanes y un 78% de los españoles. COn todo, el 67% de los alemanes declara desconocer que la exposición continuada a radiaciones electromagnéticas contribuye en el desarrollo de enfermedades como el cáncer. Además, un 55% de los españoles y un 56% de franceses admite no estar al corriente del peligro del uso del móvil.

Otro de los descubrimientos del estudio es que el 4% de los europeos dice conocer a alguien que sufre alguna aflicción grave de salud debida a la exposición continuada a campos electromagnéticos sin protección.

El desconocimiento de las medidas de protección contra las radiaciones hace que los europeos se planteen de quién es competencia informar y proteger a los ciudadanos. A este respecto, el estudio revela que el 97% de los españoles responsabiliza al Gobierno de no proporcionar suficiente información sobre las repercusiones negativas de las ondas electromagnéticas. Además, el 93% de franceses y el 91% de alemanes ratifica que hay escasez de información.

Debido a que los jóvenes son uno de los grupos sociales más atraídos hacia los móviles, los padres deberían ser conscientes de los riesgos potenciales del uso del móvil para proteger la salud de sus hijos. De esta manera, los encuestados consideran que los espacios o entornos más vulnerables y que necesitan más protección son las guarderías, las escuelas y los hospitales.

Fianlmente, el 93% de los europeos exige a sus órganos gubernamentales que obliguen a los fabricantes a tomar medidas preventivas para proteger a la ciudadanía de las radiaciones peligrosas. Este resultado indica claramente que las expectativas de los europeos son que sus gobiernos y autoridades públicas deberían actuar proactivamente contra los riesgos de los dispositivos inalámbricos.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios