BAQUIA

El amor en los tiempos del es complicado

No, éste no es otro artículo sobre cómo ligar en Facebook. Tampoco es una guía de cómo hacer el mejor perfil para un servicio de contactos. Esto es una mirada de asombro al amor techie, sus recovecos y sus requisitos. Ya sabemos que tanta comunicación (cibernética, por lo menos) le ha dado una nueva dimensión a la vida de pareja. Pero para llegar ahí, primero hay que encontrar una pareja. Y nada como Internet y sus mil rincones para lograrlo. La estrategia más directa es acudir a una red de contactos, desde las más generalistas hasta las más específicas, como Cupidtino. Eso sí, damas y caballeros, no se piensen que van a encontrar el amor en un servicio de pago para jugar online con chicas. Y una vez quedes con tu media naranja, hay un montón de dudas nuevas que no están claras. ¿Está mal buscarle antes en Google? ¿Cuándo es demasiado pronto para añadirle a Facebook? ¿Y para poner \”en una relación\”? Si nos describen como \”es complicado\”, ¿tenemos derecho a ofendernos? Imaginemos que todo ha ido bien. La pareja se encuentra en el mundo real, conecta, aguanta y llegado el momento, decide formalizar su situación. Si uno es un geek, pero tradicional, primero hay que declararse, ya sea tirando de iPad o poniéndose nostálgico y regresando al pasado al estilo Marty McFly. Una vez logrado el dichoso \”sí\” (suponemos que valdría un \”aceptar\”, <bquizá después de una par de "recordármelo más tarde"), hay que invitar a la gente a la boda. ¿Es mejor mandar un videojuego? ¿O un vídeo de YouTube con aire de superproducción Hollywoodiense? El lado novedoso puede no estar en la invitación sino en la ceremonia, convirtiendo una entrada triunfal en uno de los grandes éxitos del vídeo viral de los últimos meses. Claro que nunca sabes si un volcán te va a dejar tirado en medio de la nada y vas a tener que casarte por Skype, aunque sea en plan simbólico. Y no se crean que la cosa acaba aquí, no. Después puede que haya que prepararse para los niños, y una vez llegan… Pero eso ya es otra historia.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios