El buen rollito entre hackers y grandes empresas IT

Tradicionalmente las relaciones entre hackers y empresas tecnológicas han sido cuanto menos complicadas. Son muchos los casos de demandas, malentendidos y enemistades entre desarrolladores de software de grandes empresas y hackers independientes.

Sin embargo, esta tendencia, que por tanto tiempo ha caracterizado las relaciones entre unos y otros, está empezando a cambiar, imponiéndose las buenas intenciones y la cooperación.

Los desarrolladores de software están aprendiendo que aceptar la ayuda ofrecida por hackers bienintencionados –que a veces descubren vulnerabilidades que ponen a disposición de las empresas- es más productivo que ignorarles o incluso demandarles, como se ha llegado a hacer en algunas ocasiones.

Al mismo tiempo, cada vez es más frecuente que las empresas de seguridad estén dispuestas a pagar a ciertos hackers por recibir información sobre vulnerabilidades, lo cual está contribuyendo también a que mejore la imagen que tienen las productoras de software sobre ellos, y pasen de concebirse como potenciales criminales a ser tenidos en cuenta como útiles colaboradores voluntarios.

Para sorpresa de muchos, Microsoft se ha convertido en uno de los máximos adalides de este movimiento “hacker-friendly”, o al menos eso es lo que está intentando. Por ejemplo, meses antes del lanzamiento de Vista, Microsoft reclutó a unos cuantos hackers para invitarles a probar la seguridad del sistema operativo.

Además, desde hace algún tiempo, la empresa de Bill Gates suele poner mucho interés en los rumores sobre vulnerabilidades que llegan desde fuentes que no están en la nómina del gigante de la informática.

Mark Miller, Director del Equipo de Seguridad de Microsoft explica de esta manera el cambio de rumbo de las relaciones con los hackers: “hemos aprendido mucho sobre cómo trabajar con investigadores independientes, y ahora tratamos de facilitarles las cosas en todo lo que podamos”.

Según Miller, el 70% de los errores de software descubiertos durante el año pasado en productos de Microsoft, fueron revelados a la compañía por voluntarios independientes. Por supuesto, no falta quien acusa a Microsoft, y a otras empresas que relizan prácticas similares, de ahorrarse mucho trabajo en ingeniería de software mediante este tipo de colabroación.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios