BAQUIA

El carbunco infecta la Red

Nada es ajeno a la Red, ni siquiera una enfermedad que no puede afectarla. Porque aunque Internet no tenga que guardar cama por culpa de esta amenaza biológica, sí que está reflejando de distintas maneras la alarma social que está arraigando en los países más desarrollados del mundo. Principalmente en ese bastión de la actual cultura occidental que es Estados Unidos, la mayor reserva de internautas del mundo.

Información a la carta

Por supuesto, una de las primeras respuestas que dio la Red a este nuevo miedo fue la de ofrecer ingentes cantidades de información, tanto por parte de las autoridades como de diferentes organizaciones y particulares. Antes prácticamente nadie introducía \”ántrax\” en un buscador, desde hace un par de semanas es una de las palabras más buscadas. Exactamente lo mismo que sucedió tras el 11 de septiembre con términos como \”World Trade Center\”.

Un claro ejemplo de que la gente cada vez acude más a Internet para recabar información es que la afluencia de tráfico al Center for Disease Control (CDC) se incrementó un 118% durante la semana del 7 de octubre según Nielsen/NetRatings. Durante el viernes, el sitio web cayó a ratos abrumado por la cantidad de internautas que acudían a él en busca de información fidedigna. Más de la mitad del medio millón de personas que accedió a este nodo institucional durante ese periodo de tiempo estuvo consultando las particularidades de la enfermedad.

Entre las páginas más visitadas, muchas de ellas de reciente creación, destacan la página gubernamental Anthrax Vaccine Immunation Program, que antes era una parte más del sitio Defenselink.mil, y que ahora cuenta con dominio propio y muchos más contenidos; el nodo del grupo musical Anthrax, que además de haber ganado popularidad con la bacteria ha convertido su web en un híbrido de información musical y bacteriológica y la Division of Bacterial and Mycotic Diseases, cuya página principal está plagada de información sobre las esporas de moda.

Además, los principales portales médicos han incluido o resaltan la información relativa al ántrax. Incluso en España, donde el miedo a un ataque con este tipo de arma biológica está lejos de alcanzar las cotas de los estadounidenses, se está viviendo esto. Por poner un ejemplo, el portal médico egalenia.com va a llevar a cabo una conferencia online el jueves 25 de octubre sobre el carbunco, como respuesta a la cantidad de preguntas que están recibiendo al respecto últimamente.

El hermano digital

Y como siempre hay programadores de virus buscando motivos populares con los que denominar a sus malignas creaciones digitales, el martes 16 de octubre apareció un nuevo virus informático del tipo gusano (similar al Anna Kournikova) que responde al nombre de ántrax y que afortunadamente ha tenido poco éxito.

Este virus, mucho menos peligroso que su tocayo, es de origen español (quizás a muchos les resulte interesante saber que España es una de las principales potencias creadoras de bacilos digitales). Su creador utiliza el seudónimo wAsEk.

El virus digital ántrax, que tiene varias versiones ya que ha sido programado de diversas formas, viene acompañado de un texto del tipo \”Si no sabes que es el ántrax o cuales son sus efectos aquí te mando una foto para que veas los efectos que tiene\” o \”Como ahora está de moda hablar sobre el ántrax, aquí les mando una foto de un enfermo terminal\”.

El nombre técnico de este código malicioso que explota el morbo de la gente es VBS.VBSWG.AF. Diferentes empresas antivirus han decidido empezar a denominarlo de esta manera para evitar echar más leña al fuego del verdadero ántrax.

El polvo llega a Redmond

Al mismo tiempo que el virus informático ántrax, saltó a los medios de comunicación la noticia de que Microsoft había recibido una carta procedente de Malasia repleta de carbunco. No resultaba difícil de creer, dada la situación de alarma colectiva, que una de las compañías emblemáticas de Estados Unidos fuera uno de los objetivos de los terroristas, aunque el hecho de que la misiva llegara a las oficinas del gigante del software en Reno y no a la sede en Redmond resultaba un tanto extraño.

Pero al final, el lunes 22 de octubre el portavoz del gobernador de Nevada aseguró que el U.S. Centers for Disease and Prevention había analizado el contenido de la carta y había descartado que contuviese la bacteria asesina, pese a que los dos o tres primeros test que se le hicieron dieron positivo.

La amazonía se marca un tanto

La histeria producida por el ántrax puede beneficiar a la larga tanto a determinados negocios de Internet como al Amazonas. ¿Por qué? ¿Qué tiene que ver el ántrax con la floresta brasileña y con la Red?

La relación no es tan peregrina como pueda parecer a priori. Cada vez son más los que opinan (o depositan sus esperanzas) que, dado que esta enfermedad llega a su destino en forma de polvillos blancos dentro de un sobre, cabe la posibilidad de que nadie abra a partir de ahora ningún correo que no haya solicitado. Desde luego no es una suposición del todo descabellada.

Si esto fuese así, los primeros afectados serían aquellas empresas (que son muchas en todo el mundo) que viven del marketing y la publicidad por correo tradicional (las campañas de marketing directo por correo tradicional generaron en 2000 unas ventas por valor de 528.000 millones de dólares en EEUU). Mala suerte para ellos, pero puede que buena para otros, ya que el que los variopintos mensajes publicitarios que anegan los buzones pasen a mejor vida, también puede suponer una ventaja para aquellas empresas de Internet que viven de la publicidad.

Dos de los que aseguran que la amenaza bacteriológica puede suponer un buen empujón para la Red son Raymond J. Oglethorpe, presidente de AOL, y Louis Halpem, CEO de la consultora de marketing por correo electrónico edesigns.co.uk. Quien no se consuela…

En cualquier caso, si acaban teniendo razón, los que sin duda se alegrarán serán los ecologistas.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios