BAQUIA

El caso del emprendedor adolescente

¿Qué hace un adolescente cuando se aburre? Puede pasar horas jugando con la consola, navegar en las redes sociales, salir con sus amigos, encerrarse en su habitación (en ese caso no sabemos muy bien a qué se dedica)… o montar negocios en Internet.

Esta es la opción que ha elegido Lachy Groom, un joven australiano que con sólo quince años ya va por su segundo negocio online. Además, ha vendido diseños a compañías en Estados Unidos, lo que parece demostrar que, a diferencia de otros miembros de su generación, no le gusta perder el tiempo.

Su primer negocio online fue Cardnap, una web donde se pueden vender y comprar tarjetas regalo de segunda mano. Si alguien tiene una de estas tarjetas y no la ha utilizado, puede venderla y convertirla en dinero; los compradores pueden hacerse con ellas con un descuento del 30% sobre el precio original.

Groom ha viajado al Reino Unido para cerrar acuerdos con socios y lanzar el negocio en ese país. También tiene intención de ampliar mercados en países como Nueva Zelanda, Singapur, Corea del Sur y Hong Kong. Está claro que a este joven no le frena ni siquiera el hecho de que ya existan empresas que se dedican al mismo negocio.

Para esta ampliación internacional ha contado con la ayuda de Seed Accelerator, un equipo de emprendedores y empresarios australianos centrado en impulsar el desarrollo de start-ups. Al fin y al cabo, Lachy ni siquiera tiene la mayoría de edad necesaria para ciertos trámites legales.

Pero lo que sin duda sí tiene es un olfato atento a tendencias y novedades tecnológicas. Por eso su nuevo proyecto es iPad Case Finder, una tienda electrónica que vende todo tipo de fundas y protecciones para el iPad, recopiladas de diferentes fabricantes.

La idea se le ocurrió después de que un amigo golpeara accidentalmente la pantalla de su flamante iPad. Le bastó un domingo por la tarde para montar la web, que en unas semanas ha recibido ya más de 400.000 visitas, y acumula alrededor de 85 modelos de fundas.

Por ahora la web no genera ingresos, ya que se limita a enlazar con las tiendas que venden las fundas. Pero a medida que gane popularidad, las comisiones, los enlaces patrocinados o los productos destacados pueden convertirse en líneas de ingresos.

Y todo esto con quince años… ¿Qué habrá hecho cuando cumpla los treinta?


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios