BAQUIA

El consumo excesivo de MP3 puede causar despidos

O si no, que se lo pregunten a Carla Tomino, secretaria de la Universidad de NorthWestern, en Evanston, a la que el exceso de MP3 en su máquina le ha costado el despido. Claro que, se le había ido la mano un poco. Tomino había usado el ordenador de su puesto de trabajo para montarse una surtida discoteca, contraviniendo las normas estipuladas por la Universidad sobre uso personal de los recursos a disposición de los empleados, incluidas las computadoras.

Y no parece que la propia facultad destine muchos recursos, según reconoció Tomino a perseguir este tipo de incumplimientos de la normativa del centro, pues según parece, bastante tienen con controlar los abusos de uso de teléfono o de e-mail, pero tan abundante volumen la ha delatado.

El hecho de escuchar música en sí, no sería más reprobable que el de escuchar la radio en el trabajo, pero en este caso el despido claramente ha sido motivado por contravenir las normas estipuladas. Hasta aquí todo parece correcto, pero lo más relevante de esta noticia, junto a la del reciente despido de un trabajador por navegar durante el trabajo, es la reapertura de antiguo debate en un entorno digital: ¿Hasta dónde llega el derecho a del empleador a vigilar a los trabajadores? ¿Dónde termina el control y comienza la videovigilancia?

Todo parece apuntar que vamos camino del establecimiento de unas normas sobre estos nuevos problemas que terminen con la incertidumbre y sitúen tanto al empleado como al empleador, en zonas de luz respecto a donde empiezan y terminan sus derechos, esto es, que pueden o no hacer. Y parece que, dicha regulación no tardará mucho en llegar.

  • Más en News.com

Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios