BAQUIA

El culebrón de Apple y AT&T

El iPhone es un teléfono móvil, y AT&T es una operadora móvil que casualmente tiene la exclusiva de ese teléfono en Estados Unidos. Sin embargo, el iPhone no es sólo un teléfono, sino un dispositivo de culto que ha liderado la popularización de los smartphones y exacerbado el carácter casi mítico del jefe de su fabricante, Steve Jobs.

Tampoco AT&T es sólo una operadora. Es la primera del país más rico del mundo y al mismo tiempo una de las más detestadas por los usuarios, que le achacan problemas de cobertura (por algún motivo, no les consuela pagar más por un dispositivo aparte para tener cobertura en casa, en el centro de una gran ciudad), saturación en la red de datos y cortes en las llamadas de voz. Podría decirse que AT&T es el chico malo de la pareja.

Siguiendo con la analogía, Apple es la reina de la promoción. La más deseada, y también la más caprichosa. Tan explosiva mezcla despierta una expectación que sólo puede atisbarse con el largo artículo de Wired sobre sus desencuentros, y que ha causado sensación en los medios especializados de EEUU.

Entre las anécdotas más difundidas, aquella en la que los directivos de AT&T le insinúan a un empleado de Apple que quizá, Jobs debería olvidar su jersey negro de cuello vuelto y ponerse un traje para conocer al jefe de la operadora. \”Somos Apple\”, respondió el otro. \”No llevamos trajes. Ni siquiera tenemos trajes\”.

Más serias son las discusiones en las que la operadora pidió que limitasen la capacidad de transmisión de datos del iPhone para no sobrecargar su red, y el fabricante se negó a empeorar su dispositivo al grito de \”es vuestro problema\”. Precisamente esos problemas de conexión son los que más instan a los usuarios a pedir un iPhone con Verizon, la gran rival de AT&T, y que pende sobre la cabeza de la operadora como la amenaza constante de marcharse con otro.

Entonces, se pregunta uno, ¿por qué siguen juntos? La respuesta es sencilla: por disfuncional que sea su relación, sigue siendo muy, muy rentable, con dispositivos que se venden como rosquillas pese a problemas de antena por hardware o de cobertura por red. De hecho, señalaba hace poco un periodista, da miedo pensar cuántos iPhones vendería Apple si trabajara con Verizon.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios