El debate sobre la neutralidad de la Red se traslada a Europa

La neutralidad de la Red es un concepto relacionado con el derecho de todos los usuarios a disfrutar de la misma calidad de acceso a Internet, hagan el uso que hagan de dicho acceso. Este derecho se cuestiona por algunos ISPs ante las prácticas de algunos usuarios (fundamentalmente los que descargan archivos desde redes P2P), alegando que el comportamiento de una minoría satura las redes, perjudicando a la mayoría.

Se trata de un debate que en Estados Unidos está más avanzado, con algunos estados aprobando leyes que garantizan un acceso a la Red no discriminatorio, ISPs que por su cuenta y riesgo cortan la conexión a los que sobrepasan un cierto ancho de banda, o Google apoyando el lanzamiento de una plataforma que permite a los usuarios saber si sus proveedores les reducen la velocidad.

En Europa la cuestión está siendo tratada por el Parlamente Europeo, que deberá decidir en breve la normativa que regule esta cuestión. Según relata el diario New York Times, mientras los juristas estudian la conveniencia de mantener o no el acceso igualitario a la Red, reciben todo tipo de presiones por parte de lobbys y grupos de interés.

Curiosamente, los más interesados son empresas norteamericanas, que ven en la legislación europea un modelo a seguir, y que influirá en la futura regulación de su país. AT&T y Google son las cabezas visibles de cada bando, compuesto básicamente por proveedores de acceso (a favor de los filtros) y empresas con negocios en Internet (en contra)

La cuestión a debate es si mantener el estatus actual sin límite de descargas, o establecer un tope a éstas, lo cual conllevaría una serie de efectos secundarios: controlar las actividades de los internautas, establecer diferentes tarifas de acceso en función del volumen de datos descargado, o introducir una censura de facto ante determinadas actividades.

Durante los últimos dos meses, los juristas comunitarios han recibido cartas de las dos partes enfrentadas, en la que exponen sus argumentos. Incluso ha tenido lugar en Bruselas un debate con abogados representantes de AT&T y Google discutiendo el asunto.

Antes de finalizar el año, se espera una normativa comunitaria relacionada con este asunto, que influirá en lo que suceda después en Estados Unidos. El próximo día 31 de marzo dos comités votarán sobre la futura legislación, y el 22 de abril habrá otra votación en el Parlamento Europeo.

Según el NYT, los legisladores europeos se muestran divididos sobre el asunto, que puede ser más limitado en la UE. En opinión de Richard Allan, director de la división legal de Cisco –parte interesada en el control del tráfico-, los legisladores permitirán a los operadores continuar utilizando medidas razonables para descongestionar el tráfico cuando sea necesario.

En cualquier caso, con más de 200 ISPs operando en la UE, no parece muy probable que un solo operador pueda filtrar el tráfico por interés comercial.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios