BAQUIA

El destino de toda tecnología: morir

Esta semana, la prestigiosa revista Wired levantaba bastante polvareda con un número especial dedicado a la muerte de la web.

En esencia, la teoría sostenida por Chris Anderson, editor jefe de Wired, es que la proliferación de aplicaciones y widgets que se usan desde dispositivos móviles está llevando a la obsolescencia a la tradicional página web, aunque Internet esté mas viva que nunca.

Sin entrar a discutir el acierto de esta teoría, lo que llama la atención es la facilidad con que periodistas especializados tienden a dar el finiquito a una determinada tecnología. Sucede tan a menudo que casi podría decirse que la tecnología (en general) es una especie de pueblo habitado por muertos vivientes con los que nos relacionamos a diario.

En PC World encontramos una divertida recopilación de algunas aplicaciones, sistemas o tecnologías dadas oficialmente por muertas por periodistas más o menos conocidos y expertos tecnológicos. Tengan a mano un pañuelo antes de leerla (para contener las lágrimas de la risa, no del llanto por los difuntos):

Internet Explorer: dado por muerto en 2004, ya que a Microsoft no le interesaba mantenerlo por sus muchos problemas de seguridad.

Macintosh: finiquitado en 2006, después de incorporar procesadores Intel.

TV: en 2006, Digg, YouTube y MySpace se encargaron de asesinarla.

Microsoft Office: un clásico visitante de los tanatorios, esta vez enterrado en 2007.

E-mail: en 2007 los jóvenes lo veían como obsoleto, y parecía que nadie seguiría usándolo en adelante.

Facebook: sí, también ellos, murieron supuestamente en 2008, ya que había quien creía que no conseguiría vivir sólo de molesta publicidad.

BlackBerry; el prestigioso blog Gizmodo la enterraba con una mano en 2008, mientras con la otra sujetaba su iPhone.

Firefox: hubo quien pensó que Chrome acabaría con el navegador de Mozilla.

Escritorio: presuntamente acribillado por las aplicaciones on the cloud.

iPod: alguien tenía que decirlo, Fue la revista Slate hace menos de un año.

RSS: ¿para qué seguir usándolo teniendo Twitter, se preguntaba hace un año TechCrunch?

Wii: en febrero de este año se apagó su estrella.

Netbooks: la llegada del iPad ha terminado con su breve carrera.

Prensa escrita: otro que lleva años esperando que alguien cierre definitivamente la tapa de su ataúd.

OpenOffice: ¿pero aún vivía? Hasta mayo de este año, parece ser que sí.

Flash: en este caso está incluso identificado el asesino: Steve Jobs.

E-readers: la explosión de dispositivos que se esperaba para este año se ha difuminado.

Y la lista podría seguir. Todavía nadie ha dado por muerto al iPad, por ejemplo. Cuestión de tiempo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios