BAQUIA

El día en que todos nos convertimos en apagafuegos

Hay un título cinematográfico que retrata parte de la situación económica actual: nadie se acordará de nosotros cuando hayamos muerto. Y sin embargo, sí se acuerdan de nosotros a la hora de rescatar con dinero público a los culpables de buena parte del desaguisado financiero, o de subir las tasas municipales para tapar los déficits presupuestarios de los ayuntamientos. Una situación que Rafael Cera resumen en este artículo: dinero de todos que suprime los errores de unos cuantos.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios