BAQUIA

El dinero, un artículo de lujo

A día de hoy, el capital se ha convertido en un artículo de lujo para las compañías de la Nueva Economía. A pesar de que hace sólo un año se contaban por decenas los inversores dispuestos a apostar por todo tipo de ideas en el campo de las tecnologías e Internet, en este momento encontrar financiación es toda una aventura a la que se enfrenta gran número de empresas.

Y es que la pérdida de confianza en los valores tecnológicos está teniendo consecuencias demoledoras para todo el sector. Los mismos inversores que hace unos meses apenas preguntaban a los emprendedores cuál era su plan de negocio, hoy sólo están dispuestos a dar el dinero a quien garantice rentabilidad inmediata. Esta falta de entusiasmo está haciendo, incluso, que se estén desechando buenas oportunidades.

Ronda de financiación, un imposible

Cerrar hoy una ronda de financiación se ha convertido en un imposible para las compañías, sobre todo de Internet. De este modo, se está produciendo una crisis generalizada de falta de liquidez que está llevando al traste a muchos planes de negocio.

Muchos planes de negocio se han truncado

La mayoría de las empresas puntocom habían cerrado su primera ronda pensando en recaudar lo justo para poner en marcha el proyecto. Se trataba de crear una compañía, pero que las participaciones no se diluyeran. Más tarde, una segunda ronda aportaría el resto de la financiación hasta la salida a bolsa.

Sin embargo, muchos de estos planes quedaron truncados por la falta de previsión. La crisis ha hecho que los inversores hayan cerrado el grifo y ahora exijan rentabilidades inmediatas e ingresos a empresas a las que hace unos meses apoyaban presentando planes de rentabilidad a varios años vista. Esto ocurre, además, cuando todavía no ha explotado el uso de Internet para el comercio electrónico y la inversión en publicidad online sigue siendo residual para las empresas.

Así, lo que antes era el pan nuestro de cada día (la rondita de financiación de turno) hoy es noticia. En los últimos tiempos sólo algunos afortunados en el mapa de Internet la han podido llevar a cabo. Entre ellos destaca la compañía europea dirigida a estudiantes, E-Loft, que acaba de levantar 10 millones de dólares, la compañía de mensajes a móviles MyAlert, que ha incorporado a Endesa en su accionariado, o el nodo de subastas latino MercadoLibre que consiguió, eso sí, hace unos meses, nada menos que 47 millones de dólares.

El dinero se ha convertido, por tanto, en el gran problema. Cada día son más las compañías del sector que se ven obligada a anunciar una reestructuración o directamente el cierre. La abanderada del comercio electrónico, Ecuality, Demasiado.com, Yupi o UOL han cerrado en España. Savvy, Garden.com, Productopia.com o Kibu.com son otros ejemplos de clausura pero, sin duda, la lista podría alargarse hasta varias decenas.

La salida a bolsa, un camino cerrado

La salida a bolsa tampoco es la puerta de escape a esta situación, aunque antes fuera algo habitual. Junto a la falta de interés por los inversores y fondos, las bolsas han comenzado a caer. Tras los máximos históricos de marzo de 2000, el mercado de alto riesgo por excelencia, el Nasdaq, ha tenido una recesión superior al 40%. En la misma situación está el Neuer Market alemán o el Nuevo Mercado español, que ha retrocedido más de un 60% desde su creación. \”Tal y como están ahora los mercados, intentar una OPV es un suicidio para las empresas de nuevas tecnologías, sobre todo para las de Internet\” afirma un analista experto en valores tecnológicos.

Según un informe, un tercio de las empresas de Internet desaparecerá en 2001

De hecho, muchas de las compañías que llevaron a cabo grandes colocaciones están hoy sufriendo las consecuencias de la falta de valoración en los mercados. QuePasa.com fue explusado del Nasdaq y días más tarde anunció su liquidación. Algunos gigantes como Starmedia o Terra han perdido miles de millones de valor en sólo unos meses. La tienda de juguetes online eToys, que protagonizó una espectacular salida a bolsa, ha anunciado el cierre de sus oficinas europeas y LetsBuyIt, una de las empresas europeas de Red más sólidas, se debate entre la vida y la muerte.

Y no es fácil que la cosa se vaya a parar aquí, al menos entre las puntocom. Un informe de Pegasus Research International augura que a lo largo del año, la presión financiera sobre las empresas de Internet que cotizan en los mercados empujará a más de un tercio a su desaparición.

Deuda, una solución cada vez más cara

Otras vías de financiación alternativas, como los bonos de alto riesgo o la deuda bancaria, que podrían ayudar a seguir con el crecimiento de estas empresas tampoco son la solución. Los costes de la deuda se están disparando hasta cotas de 1991.

Cada vez más, los bancos se muestran reacios a prestar su dinero a las compañías de Internet y cuando lo hacen es en condiciones de tipos de interés más exigentes. Algunos proyectos ambiciosos que finalmente han sido fallidos, como Ecuality, tienen gran parte de culpa de ello, pero también lo han hecho las recomendaciones de prudencia de los bancos centrales sobre los créditos que conceden estas entidades.

También languidece el mercado de bonos basura. A pesar de que éste no es uno de los sistemas de financiación habituales para las empresas de Internet, (sólo Amazon y unos pocos lo han hecho) muchas empresas que han intentado emitir bonos en los últimos tiempos se han tenido que echar hacia atrás debido a su debilidad. De hecho y con tal de conseguir la financiación el diferencial de la rentabilidad entre la deuda pública y la de las empresas tecnológica se ha ampliado desde 300 hasta 900 puntos básicos.

Una muestra de la situación en la que se encuentra este mercado son algunos fracasos como, ICG Communications, o la de Linc.net que no consiguió compradores para la colocación de sus 175 millones en bonos basura.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios